martes, 28 de agosto de 2007

Meravigliosa creatura...


Las ciudades milenarias es lo que tienen: que maravillan. Es muy curioso la cantidad de fuerza que pueden llegar a irradiar un par de piedras mal puestas que en algún momento debieron de formar la antigua urbe romana, el centro del mundo civilizado. Creo que era Stendhal el que decía que cuando cayera Roma, caería el mundo...

Y lo más curioso es que durante varios cientos de años, toda la zona del monte Palatino (la zona de los antiguos foros romanos) fue utilizada para... ¡el pastoreo de ovejas!. Increíble paradoja del progreso humano, jeje. Aunque igual de paradójico puede ser que la mayoría de iglesias romanas tengan su tiendecita de recuerdos incorporada, o que el ruido de la Basílica de San Pedro del Vaticano parezca el de un mercado... incoherencias del homo turisticus, aquél cuya máxima aspiración es hacerle fotos a todo aquello que se encuentra (fotos en cantidades industriales: milagros de la fotografía digital), inclusive a un grupo de personas que están en una capilla celebrando misa (¡Dios mío, que costumbre local tan pintoresca!).

Pese a todo, la vida del turista es muy dura. Y lo es más cuando te das cuenta de que los pasos de cebra de la Ciudad Eterna están borrados en su mayoría, y que tampoco pasaría nada si estuvieran escritos, puesto que los conductores se los saltan ("a la torera", diríamos aquí). Aún así, hay que atreverse. No se puede dejar escapar una ciudad como esta.

Termino hoy con una cita de Paco Umbral:

"En el libro no hay nada. Todo lo pongo yo.
Leer es crear. Lo activo, lo creativo, es leer, no escribir"

Y de paso me aplico el cuento. Quien quiera aprender, que aprenda.

Hasta la vista ciberespacio.

1 comentario:

asdasd dijo...

Bueno antes de nada , me gusta la foto ^^, yo soy de las personas que piensan que hay que fotografiar casi todo xD.

En fin ante mi falta de memoria, o mi patología despistada( como quieras llamarlo) , me tuve que crear un blog nuevo asi que te podré seguir leyendo ( que me gusta lo que escribes porque es interesante) y cuando tenga algo que opinar lo haré.

Me despido con esta farse que quizás te suena.
" Escribí el principio donde pone fin"