jueves, 20 de septiembre de 2007

Una de publicidad (por la cual no cobro)

Vale, quizás últimamente estoy un poco pesado, pero qué queréis, paso mucho tiempo en casa (y bastante parte de él en el ordenador). Además, hoy la cosa va en plan relajado, de anuncios. Normalmente no me suelen gustar los anuncios de coches, suelen ser todos más de lo mismo, al estilo de "no serás un macho si no conduces este coche", o "tenemos un diseño que es capaz de hacer que un leopardo intente aparearse con nuestro coche". Pero este sí que me gusta, porque utiliza un argumento muy real (¿cuántas veces, al cargar el maletero, hemos pensado "este coche va a esplotar"?), y por que la conjunción de la música y la acción me relaja mucho. Me encanta esa sensación de que, todo explota por fuera, pero podemos mantenernos a resguardo en algún sitio, incluso en nosotros mismos. Es parecida a la sensación que se tiene cuando llueve torrencialmente, y tú estás sentado al lado de la ventana de su casa. Me parece que era en "El cuervo" donde se decía que nunca llueve para siempre. Hasta la vista ciberespacio.

No hay comentarios: