martes, 2 de octubre de 2007

bAd Day

Hoy es uno de esos días en los que me odio a mí mismo, porque son aquellos que me alejan más de lo que en realidad quiero ser, uno de esos días que debería ser un derecho constitucional el poder pedir la repetición de todos tus actos, empezando por el zumo de naranja del desayuno (que hoy supo fatal, quizá un presagio de lo que iba a ocurrir. Nueva frikiteoría: la capacidad predictiva de los zumos de naranja). Y la verdad es que tampoco el día lo ha puesto fácil. En "Como Dios", llega un momento en que Jim Carrey y Morgan Freeman se ponen a fregar el suelo, y, a modo de analogía (este "a modo" tiene dedicatoria, aunque no sé si el beneficiado leerá esto, eh Parri?), el mundo se va arreglando y volviendo a su normalidad. Pues bien, ha llegado el momento de fregotearme la cara y la lengua, que andan un poco revueltas. ¿Quién te protege cuando te quedas tú sólo con tus pensamientos? ¿Quién te lanza el salvavidas cuando el que ahoga a los demás eres tú? Quiero un desierto para poder gritar a gusto!! AAaAaAaaAaRGgghh!!! Le dejo a Fito el final, que lo pondrá más positivo:

"Hay días que parece que nunca se va a acabar el Sol y otros son tan tristes como una despedida en la estación, es igual que nuestra vida, que cuando todo va bien, un día tuerces una esquina, y te tuerces tú también. Esa telaraña que cuelga en mi habitación, no la quito, no hace nada, solo ocupa su rincón. Yo he crecido cerca de las vías y por eso sé que la tristeza y la alegría viajan en el mismo tren ¿quieres ver el mundo? Mira hasta debajo de tus pies."

Hasta la vista, ciberespacio.

No hay comentarios: