sábado, 27 de octubre de 2007

Emulando al Principito




¿Alguna vez habéis sentido la íncreíble sensación de tener un estante vacío en la estantería?

Quizá sólo me produce satisfacción a mí, porque, como el Principito, "mi casa es tan pequeña" (y eso que él tenía un volcán para deshollinar cada mañana, yo ni siquiera eso). El caso es que, para mi, un estante vacío significa una nueva oportunidad, un nuevo espacio donde pueden llegar nuevos libros, nuevos cd´s... nuevas experiencias. La verdad es que dudo que a nadie más le pase eso... pero hoy me ha pasado a mí.

Si Freud viniera a visitarme, posiblemente diría que me gustan los estantes vacíos porque tengo una clara aversión a la relación social y un trauma infantil en el cual mi habitación estaba llena de estanterías vacías, y bla bla bla...

Lo que mi amigo Freud no sabe es que lo que más me gusta hacer tras haber vaciado una estantería es volver a ir colocando cosas en ella. Y sentir que esta vez soy Yo quien decide qué cosa va en cada sitio. La libertad a veces hay que sentirla en tu propia habitación, creo yo.

A veces es útil hacer con el corazón y la cabeza lo mismo: cambiar, recolocar, redefinir mis prioridades y sentir que uno mismo decide sobre su propia vida... Eso sí, dejando en su sitio los pilares de la estantería... que siempre pueden crecer hacia arriba (bueno, en mi caso, no creo. Mi casa sigue siendo pequeña)

Quizá, como el Principito, todos tenemos una rosa. Una rosa presumida y altanera, que, nos guste o no, hemos de cuidar. Cada uno le ponemos un nombre, o varios. Pero, sobre todo, lo que hay que ponerle es cariño.





Hasta la vista, ciberespacio.

2 comentarios:

Fray David dijo...

Wenas!
A mí las estanterías vacías me hablan de mudanza, de cambio, de hola o adiós, de desprendimiento o de acopio de cosas...
Quizás sea la misma sensación pero filtrada por la propia experiencia vital.
¿No has sentido igualmente cierta excitación ante un cuaderno o un diario en blanco? Parece que es una nueva oportunidad para reescribir la vida, incluso añadimos más posibilidades utilizando una pluma, un bolígrafo especial o simplemente un bic nuevo. Con el paso de las hojas, yo al menos descubro que el dueño del cuaderno y del bolígrafo sigue siendo el mismo, que las historias que cuenta varían muy poco unas de otras y que lo más que hace es esmerarse en la caligrafía. Pero no puedo evitar darme una nueva oportunidad con cada cuaderno en blanco.
Cuídate y no dejes nunca de hacer limpieza mental y de los afectos de vez en cuando.

CresceNet dijo...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. (If he will be possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll I thankful, bye friend).