lunes, 24 de marzo de 2008

Resurrección (güena, güena...)

Tenéis razón...
Más de 15 días sin escribir no son de recibo.

Pero me redimo contándoos lo que aconteció en Astorga, del Miércoles Santo al Domingo de Resurrección, de este año 2008 de Nuestro Señor. Voy a intentar hacerlo siendo totalmente parcial, y olvidando cualquier tipo de objetividad periodística (si es que la objetividad periodística existió alguna vez).

Y es que llegamos un Miércoles, con las dificultades que implica un autobús de línea (sobre todo cuando su conductor se empeña en parar 45 minutos en un pueblo que se encontraba a escasos 20 kilómetros de nuestro destino, y teniendo en cuenta el factor de que el 60% -3 personas- del grupo de San Gerardo nos habíamos dejado los bocatas en el maletero, lo que hizo que lo sustituyéramos por un palillo "al estilo de mi pueblo"). El viaje nos dejó tan cansados que sólo pudimos decir las frases de rigor: "Qué bonita es la catedral", "Qué largo es el baño", y "Qué fuertes suenan los tambores de las procesiones a la 1 de la noche" (bueno, eso quien se enteró mientras dormía, que por supuesto no fue el que suscribe).

El Jueves fue un día dedicado al Amor (el día del Amor Fraterno). En él, seriedades aparte, descubrimos la capacidad de Francis para inventar nuevas palabras en una homilia (sólo recuerdo "abajarse", pero reclamo ayuda a los asistentes aquél día, porque sé que hubo más. ACTUALIZACIÓN: Dani aporta "experienciar"), pero también descubrimos (bueno, esto lo descubrí yo sólo durante toda la Pascua, pero a partir de este momento) la densidad que podía llegar a tener el chocolate cocinado por las Madres Redentoristas de Astorga, que estuvo circulando por mi estómago hasta el Domingo (le dió incluso para Resucitar y todo).

El Viernes fue ese día en el que falló todo: la Justicia (se ajustició a una persona inocente, Jesús de Nazaret), la Religión, los Derechos Humanos... pero a la vez se cumplió lo que tenía que ser, y fuimos testigos de un amor hasta el final, con banda sonora de Il Divo (que hicimos nuestra de manera furtiva por la noche unos pocos). Por otra parte, también aparecieron cafés de sobremesa soñados, que la verdad es que nadie recuerda... (ni siquiera yo sé por qué escribo esto).

El Sábado, el camino de Emaús nos llevó a un pueblo cercano, donde se podía respirar un olor "a Domingo" imposible de evitar, pese a la desesperanza y la soledad que impone por definición este día. Esta sensación comunal de próxima Resurrección llevó a Manolo al borde del baile charro (y a comerse las 12 uvas con Dani mientras otros tratábamos de afinar la guitarra).

Pero llegó la noche, y con ella la Vigilia Pascual. Y con la Vigilia, la magia, las emociones, la "potra metereológica" (que no debería ser llamada potra, porque más bien es Gracia) que hizo que comenzáramos nevando, y cesara, dejando salir la Luna, nada más bendecir el cirio. Lloramos todos juntos, nos reímos, pasamos frío y calor, nos mojamos (y nos llevamos una gotita), y tiramos globos (pobre Sarita, prometo que hice lo que pude por alejar los míos de las velas). Y surgió la eterna pregunta. Y la eterna respuesta. Y la eterna alegría.

Lo demás... es secundario. Pero a la vez es muy importante: todos cantamos, vimos las tonterias particulares del 40% de San Gerardo -2 personas-, que no merece la pena reseñar. Y un grupito decidió que podía seguir resucitando sin dormir esa noche, aunque no dudaron en reclamar el café a voz en grito la mañana siguiente.

Y esto es todo. Aunque en realidad es una pequeña versión parcial, equiparable a otras 34 (o las que sean, no me llegó a quedar claro el número).

Ahora, agradezco yo. A los tres responsables (Carlos, Manolo, Francis), porque nos hicieron vivir algo "distinto", aunque la respuesta no fuera la esperada. A los locos consumidores de Café, porque fueron la sal de la Pascua (y porque ya se lo agradeceré de uno en uno cuanto tenga ocasión). A los embarazados/as, porque estuvieron cerca de todos. A las Madres Redentoristas,
por su alegría y amabilidad (y porque eran "achuchables"). A todo el pueblo de Astorga, en especial a San Juanín y a las dos "capirochas" que dieron eslógan a la pascua ("güena, güena").

Y a aquél es el motivo central de todo esto. A quien se sacrifica cada Viernes Santo, y vuelve el Domingo para enseñarnos que se puede amar hasta el límite.

Bueno, para ilustrar el momento, dejo foto de familia delante de la catedral de Astorga, porque no tengo otra en la que salgamos todos. Si alguien tiene una mejor, o quiere que ponga más fotos, que lo pida. Espero no haberos aburrido demasiado...



Hasta la vista ciberespacio.

6 comentarios:

Daniel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Daniel dijo...

Yo solo decir que lo que has puesto tines toda la razón fue una Pascua güena, güena. Ya aprovecho para añadir otra palabra de las de Francis que es:" Experienciar". También dar las gracias a todos porque ha sido una Pascua diferente, bastante alegre.Y ya para acabar, Buenos días y buena suerte.

Anónimo dijo...

hola miki!!!!!soy Lara
me encanta tu blog,está muy muy lograo!!!(es güeno, güeno, güeno...lo siento...tenía q decirlo...jeje)
La verdad es q sí q fue una Pascua muy especial. Aún recuerdo que fue el martes a eso de las nueve de la noche cuando decidí apuntarme(cuando mis padres cedieron vaya...)y tuve q llamar a Laureano, que habló con Manolo...avisé a Noe para ir en su bus pero al final no había plaza y tuve q ir sola en el tren...bueno, una faena...Estuve a punto de no ir, pq ponerme a hacer la maleta de madrugada y luego tener q levantarme a las siete y algo no era muy apetecible...Pero ahora que lo recuerdo pienso que era lo mejor q podia haber hecho.
Hay momentos en los que se necesita pensar y poner en orden todo aquello que forma parte de tu vida, de forma voluntaria o no, y esta Pascua fue la respuesta mas clara que podia haber tenido. Bueno, y ya me estoy poniendo moñas...jajjaa
Pues eso, que me ha encantado, que sois los mejores, que muchas gracias a todos y que ya nos veremos pronto.
Por cierto, he puesto fotos de la pascua en mi espacio por si las queréis ver.

Un beso enorme Miki!!!

Miki dijo...

Muchas gracias por los comentarios!

Por cierto, aclaro una cosa: los comentarios tardan un tiempo en salir porque tienen que pasar por mí como moderador (que no censurador). Así que, Dani, he suprimido uno de tus dos comentarios, porque supongo que pensaste que te había dado error o algo (y eran ambos idénticos).

Me quedo con una nueva palabra: experienciar...

Un abrazo!!

Elena(PS) dijo...

ola!!ya a pasado bastante tiempo desde que fue la pascua y de echo no falta casi nada para la siguiente pero es que tenia el ordenador estropeado y hasta ahora no he visto ni fotos ni estos comentarios de la pascua.
Soy elena de PS(no se si os acordareis de mi..jj..os aclaro..soy la de las pastillas..jajja)y sólo quería decir que esta fue mi primera pascua y me encantó.Sinceramente y sencillamente fue inolvidable.Gracias a todos por haber hecho posible que fuese tan especial!!gracias por todas las personas que an pasado las fotos!!y gracias miki por ese pedazo resumen de esta pascua gÜena gÜena gÜena!!jajja!!Espero veros pronto!!

Miki dijo...

Muchas gracias por comentar, Elena!! Pues claro que me acuerdo de tí, a ver si para la próxima Pascua buscamos un sitio con cocineras más preparadas, y no tienes que ir con la guía alimentaria de aquí para allá.

¿No fuiste al Espino? Yo no pude ir. A ver si nos vemos un día todo el grupillo de aquella noche de Sábado Santo-Domingo de Resurrección!!

Un abrazo!!