martes, 2 de septiembre de 2008

De vuelta...

Aunque mintiendo un poco, porque llevo "de vuelta" ya 5 días. Pero con muchas ganas, después de haber pasado el verano campamenteando, caminando, y siendo el blanco preferido de todas las especies de mosquitos del territorio nacional (si, si, de todas).
Abrir el ordenador nada más finiquitadas las vacaciones puede suponer varios estados de ánimo:
  • Orgulloso: cuando descubres que tienes una cantidad ingente de correos en la bandeja de entrada, y piensas "me voy un mes, y ¡mira cómo se pone esto!. Es que no saben vivir sin mí"
  • Decepcionado: al constatar que tus chorrocientos correos eran una bonita colección de spam, correos promocionales, y las listas de correo a las que tú mismo te apuntaste.
Moraleja: piensa que es muy posible que las personas que te mandan correos (de su puño -tecla- y letra, se entiende) hayan estado de vacaciones. Luego ellos están en la misma situación que tú.
  • Perezoso: al abrir los blogs que sueles leer y ver que están plagados de entradas nuevas (por gentileza, aquí no lo hemos hecho). O, peor aún, si dispones de algún programa agregador (Google Reader, por ejemplo), y te quedan por leer ¡300 entradas!.
Moraleja: borra blogs de Google Reader. En realidad, nunca los leías todos.
  • Inseguro: cuando llevas todo el verano tumbado a la bartola y eres consciente de que deberías escribir algo en el blog. Lo mejor de todo es que durante el verano te ha dado tiempo a leer y reflexionar, pero en posición horizontal, no sentado en una silla. De esta manera, y al cambiar de posición, todas aquellas ideas geniales que te pasaban por la cabeza mientras estabas "vuelta y vuelta" desaparecen al sentarte, y la inseguridad llega a tu mente.
Moraleja: en ese momento es cuando empiezas a escribir en el modo "a ver qué me sale", y te vuelves a enrrollar como las persianas. No te preocupes. Has entrado en el mes de Septiembre. Ya nada puede ser peor. Hasta la vista, ciberespacio pringado de after sun!!

No hay comentarios: