miércoles, 24 de septiembre de 2008

El CGPJ y las preocupaciones periodísticas.

Comenta Nacho Escolar (director de Público) hoy en su blog el nombramiento de Carlos Dívar como nuevo presidente del CGPJ (que no es un nuevo partido, sino el Consejo General del Poder Judicial, el órgano que dirige el poder judicial). En su comentario, Escolar critica la condición de creyente católico de este juez, y pone en cuestión su idoneidad para el cargo, confesándose preocupado ante sus lectores (entre los que me encuentro). Ésta crítica se hace por medio de unas declaraciones, pronunciadas por Dívar en algún momento indeterminado:
“Sólo en amar a Cristo y hacerle amar, en una vida coherente y cabal, se encuentra la única y verdadera Justicia" “En cualquier caso, los católicos obedeciendo al Papa, nunca nos equivocamos” “Sólo Dios, el Bien Supremo, es la base inamovible y la condición insustituible de la moralidad” “El nacionalismo es la negación de patriotismo, pues mientras el patriotismo, amando lo propio, estima también lo ajeno, el nacionalismo desprecia todo lo ajeno y si no logra destruirlo, trata de apropiárselo” “Quien negara a la persona humana más inocente y débil, la persona humana ya concebida pero todavía no nacida, cometería una gravísima violación del orden moral”
La crítica no viene sostenida por nada más. ¿Quién es Carlos Divar? En una visita superficial a las páginas de algunos diarios españoles, encuentro que es un jurista de probada experiencia, presidente de la Audiencia Nacional durante siete años, y reelegido en ese cargo por unanimidad (lo cual da muestras -pienso yo- de su valía y profesionalidad). De veras que intento entenderlo. Pero no puedo. No entiendo por qué a gran parte de esta sociedad todo lo que suena a católico le da urticaria. No entiendo por qué se alude a las creencias religiosas para desprestigiar a un cargo público. Y me parece un ejercicio de irresponsabilidad periodística sacar a relucir unos entrecomillados sin explicar la circunstancia en la cual fueron dichos. Entendería que fuera noticia alguna de estas frases si aparecieran citadas en algún documento judicial, o como causa para una resolución... Pero no creo que el señor Divar hubiera conseguido mantenerse siete años en la Audiencia Nacional sin ser noticia utilizando este tipo de argumentos. Me inclino a pensar, sin embargo, que estas frases son opiniones personales, no dichas en el ejercicio de su labor profesional. Periodismo es "la palabra dicha con libertad" como diría Ali Lmrabet. Piensa el que suscribe que también debería ser la palabra dicha con honradez. Seguiré leyendo a Nacho Escolar, pero me ha decepcionado bastante como periodista. No es el primero, y tampoco será el último. Qué difícil es mantenerse en el punto medio... Hasta la vista, ciberespacio.

2 comentarios:

aronfenix dijo...

Viniendo del periódico que viene (y no es por andar con prejuicios, ellos mismos se lo han buscado), todo lo que huele a católico es feo y huele mal, aunque no haya ningún otro argumento. Obviamente, no estoy de acuerdo con lo que dice ese señor, debido a mis (nulas) creencias religiosas, pero me parece que lo que dice está muy lejos de convertirse en un problema para ejercer su labor con responsabilidad. Un tirón de orjas al periodista y al periódico.

Sergio dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Es algo que siempre he pensado, ¿por qué en estos inciertos días, cuando alguien es cristiano hay que resaltarlo como si fuera un defecto? Sobre todo, y perdón por la crítica a tu sector, en el mundo del periodismo de hoy en día, siempre las creencias religiosas son un punto de partida para la valoración personal e incluso profesional de la persona.
Además, me llamó la atención la expresión "muy religioso" que puede leer en los periódicos. Yo entiendo que una persona es religiosa, o creyente, sin más. No puedes ser "mucho" o "poco". Si hablaran de una persona pública y dijeran que es "poco religioso", entonces ¿sería más políticamente correcto?. En este país en el que cristianismo se relaciona siempre con una serie de palabras (radical, facha, rancio, etc), quizá si eres "poco" religioso te acerques un poco al ideal propuesto por nuestros medios de comunicación.

En fin, he de decirte que soy (¿"poco"?¿"muy"?) fiel seguidor de tu blog desde hace algún tiempo, aunque nunca he comentado nada, ya sabes, falta de tiempo...
Por cierto, te recomiento Lost, está lleno de grandes pensadores entre sus personajes: no sólo John Locke, sino Hume, Rousseau, Mijail Bakunin, etc. Es una más de sus curiosidades.