martes, 30 de septiembre de 2008

Las hipotecas subprime y otras agentes económicamente alérgenos

Durante todo el año 2008, y principalmente durante los últimos meses, la actualidad económica -tan proclive a poner sobre el tapete nuevos términos inexplicables- nos ha ido familiarizando con un concepto nuevo, que a estas alturas todavía resulta muy confuso para los no iniciados en economía. Hablamos de las hipotecas subprime, que podríamos definir como:
Préstamos hipotecarios disponibles para los prestatarios con problemas crediticios o falta de documentación, generalmente ofrecidos a tasas de interés más altas. También llamados "préstamos especiales" o "non-prime".
En la traducción literal, subprime sería algo así como "subpreferencial", es decir, un préstamo hipotecario de segundo orden. La diferencia la podemos advertir comparando con lo que sería un préstamo con "tasa preferencial", o prime rate.  Lo podríamos definir así:
Tasa de interés que los bancos le cobran por préstamos a corto plazo a sus clientes más solventes. Los cambios en la tasa preferencial influencian cambios en otras tasas, que incluyen las tasas de interés hipotecarios.
La diferencia principal radica en el cliente: aquellos clientes más solventes podrán acceder a un crédito prime, mientras que los clientes con menos posibilidades accederan a los tristemente conocidos subprime.

¿Cómo se cuidan los bancos de reconocer cuando un cliente está en posición de afrontar el pago de un crédito con las suficientes garantías? En EE.UU. se realiza por medio de un sistema de puntos, basados en los ingresos y en la puntualidad en los pagos. De esta manera, una persona o entidad que tenga más de 850 puntos puede acceder a un crédito preferencial, los que estén entre los 850 y los 600 podrán conseguir un crédito ajustado a la media nacional, y los que estén por debajo de los 600 tendrán que soportar un crédito de riesgo. Como nuestras queridas amigas, las "subprime".

Para intentar explicar algo de contexto, hay que remontarse a principios del siglo XXI. Con el estallido de la burbuja tecnológica, y la conmoción de acontecimientos como el 11-S en el World Trade Center de Nueva York; la actividad económica registró un abandono de la inversión en favor de la compra de bienes inmuebles. Muchos Bancos Centrales optaron por bajar los tipos de interés, con el objetivo de estimular la inversión por medio del crédito, lo que resultó ser un caldo de cultivo estupendo para la especulación -sobre todo en el mercado inmobiliario-. Esto aportaba grandes beneficios a los inversores, pero también dejaba grandes deudas, solapadas bajo "créditos sobre créditos".

La situación se revierte a partir de 2004, cuando la Reserva Federal estadounidense se decide a controlar la inflación, subiendo los tipos de interés, que pasa de un 1% a un 5,25% en dos años. Esto provoca el descenso de ventas de vivienda en Estados Unidos, y la devolución de muchas hipotecas, lo que da lugar a una crisis de las empresas hipotecarias.



A partir de 2007, se advierte sobre el peligro que representan estas hipotecas, pero no se acaba de sentir fehacientemente hasta las primeras semanas de Agosto de 2007. Es entonces cuando entidades crediticias, gestoras de fondos o hipotecarias quiebran. Los primeros casos se refieren a New Century, Bear Stearns, Blackstone, American Home Mortgage, o el National City Home Equity.

Durante los meses restantes de 2007, y en 2008; la crisis se va haciendo extensiva a la mayoría de países, a medida de que se conoce el volumen de fondos que los bancos de cada país tenía invertidos en productos de crédito de alto riesgo. Y el recurso de la mayoría de los Bancos Centrales -entre ellos, el BCE- es inyectar liquidez en el sistema. Pero la crisis afecta ya claramente a la Bolsa, donde los valores de muchas empresas financieras caen en picado.

El momento culminante, en el que ahora nos encontramos, comienza en Julio de 2008, cuando EE.UU. tiene que acudir al rescate de las dos principales hipotecarias del país: Fannie Mae (Asociación Federal de Hipotecas Nacionales) y Freddy Mac (Corporación Federal de Préstamos Hipotecarios para la Vivienda), dando lugar a la que ha sido considerada la mayor nacionalización de la historia, pues supuso un costo para el erario americano cercano a los 200.000 millones de dólares.



En Septiembre de 2008 se produce la quiebra de Lehman Brothers, cuarto banco americano en inversión, y Merry Linch tiene que ser rescatado por el Bank of America. Otras dos gigantes de la inversión: Goldman Sachs y Morgan Stanley, deciden abandonar el negocio de la banca de inversión para volver a la banca tradicional. Es su manera de evitar pillarse los dedos con la misma puerta por la que pasaron Lehman Brothers y Merry Linch. Pero, aún así, a finales de Septiembre se tuvo que dar otro caso de "rescate" financiero, al Washington Mutual, la mayor caja de ahorros del país.

Finalmente, el pasado día 29 de Septiembre se produce la caída más fuerte de la Historia para el índice Dow Jones de la Bolsa de Nueva York: 777.68 puntos. Aunque bien es cierto que ya había estado en peores balances de puntos, nunca había caído tanto en una misma jornada. ¿Por qué se da esta espectacular caída? Debido a que el plan de rescate ideado por el presidente George W. Bush (que pretendía inyectar 700.000 millones de dólares en las entidades con problemas de pago, constituyendo la mayor intervención en la Historia del capitalismo americano) fue rechazado por el Congreso de los Estados Unidos, de mayoría demócrata.

Hasta aquí lo que hay de crisis hasta hoy. Evidentemente, los desarrollos que continúen son insospechados. Respecto a la situación de la banca en España, cabe destacar que los grandes grupos bancarios españoles (Santander) no son banca de inversión, sino banca comercial. Esto los hace, al menos, un poco menos vulnerables a esta crisis. Aunque resulta evidente que cualquier caída en la Bolsa de Estados Unidos provoca que toda Europa y medio mundo económico esté escayolado de arriba a abajo.

Para terminar con esta grandísima mancha de texto, un infográfico bastante interesante de La Vanguardia, a propósito del desarrollo de la crisis en los años 2007 y 2008.





Hasta la vista, ciberespacio embutido entre dos rodajas de noticias económicas...


FUENTES:
Las definiciones de subprime y prime rate aquí.
La crisis de las hipotecas subrime en Wikipedia.
"Crédito subprime" en Wikipedia
Hipotecas subprime en Análisis Fundamental.
Hipotecas subprime en GurusBlog.
Especial "Hipotecas basura" en El Economista.
El infográfico de La Vanguardia en Dipity

No hay comentarios: