jueves, 18 de septiembre de 2008

Los girasoles ciegos

No suele ser mi costumbre, pero cito el título, y lo hago porque me parece excepcional. Según dicen, proviene de una novela excepcional, escrita por Alberto Méndez. Cuenta en su reparto con actores, a mi juicio, excepcionales, como Javier Cámara o Maribel Verdú. Y a la postre, está entre la terna de películas españolas que se presentan por parte de la Academia del Cine para optar al Oscar a la mejor película en habla no inglesa.


Sin embargo, sinceramente, y tras haber ido a verla con todas mis ganas y mi buena voluntad... no la trago. Tengo presente que es un drama, situado en la primera posguerra civil española, que es un largometraje de miserias y maldades, propias de la época. Entiendo que no puedo salir del cine bailando por las escaleras, ni silbando bajo la lluvia; y tampoco lo esperaba.

Pero salí de la sala del cine con un sabor de boca peor del que llegaba del mismo drama. Una historia excesivamente plana, previsible hasta el extremo, que termina con prisa. Los personajes son arquetipos extremos, sin ninguna hondura, y sin una explicación clara de lo que tienen detrás (del background, lo que les mueve a actuar como actúan y a ser como son). Y la resolución de las tramas accesorias es bastante pobre.

De todas formas, no quiero desmerecer el trabajo de los actores, sobre todo de Raúl Arévalo en el papel protagonista; también Maribel Verdú, que le da credibilidad a todo lo que hace (aunque espero que no se esté encasillando en el papel de mártir, véase -muy recomendable- El laberinto del fauno). También me gustó mucho Roger Princep, por la ternura que despierta en el auditorio.

No seré yo el que diga que no se deben hacer películas relacionadas o sobre la Guerra Civil. Pero creo que si se hacen, debería tomarse la molestia de investigar un poco y sacar "algo más" de los personajes. Porque no todo es blanco y negro, y no todos los girasoles están tan ciegos. O, a lo mejor, el ciego soy yo.

Hasta la vista, ciberespacio.

No hay comentarios: