martes, 28 de octubre de 2008

El hombre delgado de las mil posturitas

Sí, porque cuando quiero decir "mil posturitas" son 1000. Y me refiero al gran Enrique Bunbury, vocalista de los Héroes del Silencio (de quienes ya hablé aquí), que nos deleitó con más de dos horas y media de concierto en el que repasó lo más granado de sus cinco discos (sí, habéis oído bien, ya son cinco discos en solitario), cubriendo especialmente su nuevo disco "Hellville de Luxe".
Este disco, nacido con la polémica sobre la procedencia de canciones como "El hombre delgado que no flaqueará jamás", que es título también de un poema de Enrique Casariego, es sin embargo un buen ejemplo de la variedad de registros del músico maño. En él se aleja del aspecto más circense y apegado a los vientos-metal, para regresar a un estilo guitarrero y con pinceladas de buen blues (el mejor ejemplo de ello es Canción cruel). 
Y eso fue lo que encontramos en el concierto: mucha más guitarra y ausencia de las trompetas y saxos habituales (que tuvieron que ser sustituidas, en algunos de los temas antiguos, por el teclado, lo cual nunca es una buena solución, le pese a quien le pese). Enrique se rodeó de músicos como Alvaro Suite (guitarras y mandolina), Jordi Mena (guitarras, dobro, lap steele, banjo y mandolina), Robert Castellanos (bajo), Jorge Rebe Rebenaque (hammond, piano y acordeón) y Ramón Gacías (batería y percusión).
El Palacio de los Deportes respondió como se merecía a uno de los artistas más queridos y odiados del panorama rock, pues los mismos que le idolatran por su etapa como voz de Héroes lo denostan por su "traición" con la carrera en solitario. De una forma o de otra, Bunbury demostró en el concierto que la última gira con los Héroes del Silencio no le ha cambiado las ideas, pues no tocó ninguno de los éxitos de la banda, exceptuando Apuesta por el rock´n roll, una habitual en sus conciertos en solitario.
En cuanto a la asistencia, pese a las versiones discordantes en distintos medios, la opinión del que suscribe es que no cabían muchas más personas en el estadio de la calle Goya. Un recinto que demostró su buen comportamiento en cuanto a acústica, y que resulta confortable para el público sentado en gradas, aunque quizás algo limitado en cuanto a pista.
El concierto combinó nuevos temas con viejos éxitos, llegando a su apoteosis con temas como El viento a favor o Al final. Por último, dos canciones en formato acústico, que hicieron las delicias de los aficionados, aunque siempre hubiera alguno dispuesto a aguar la noche con el consabido grito: 
¡Enrique, toca alguna de Héroes!
Mala suerte. Eso ya tocó en su momento. Ahora déjennos disfrutar del mejor Bunbury. Y déjenle a él que disfrute con su propio ego. Al fin y al cabo, ganamos todos.
Las claves del concierto:
-Fecha: 23 de octubre de 2008
-Lugar: Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid 
-Lista de temas:
  1. El club de los imposibles
  2. La señorita hermafrodita
  3. Hay muy poca gente
  4. Bujías para el dolor
  5. Doscientos huesos y un collar de calaveras
  6. Pero sólo si me perdonas –cambio de modelito de Bunbury-
  7. Sácame de aquí
  8. Porque las cosas cambian
  9. El extranjero
  10. El gran teatro del mundo
  11. Que pueda contar contigo
  12. Infinito –video montaje y 2º cambio de modelito de Bunbury-
  13. El hombre delgado que no flaqueará jamás
  14. Dímelo una vez
  15. Te conoceré
  16. Apuesta por rock´n roll
  17. Lady Blue –gran versión, se quita la camisa y cambio–
  18. Que tengas suertecita
  19. Si no fuera por ti
  20. Una canción triste para + El tiempo a favor –retirada–
  21. Que cada uno siga su camino (bis1)
  22. Canto por que te canto (bis 2)
  23. …y al final (bis 3)
  24.  Canción cruel (en acústico)
  25. El tiempo de las cerezas (en acústico)  
El concierto en otras webs:
Hasta la vista, ciberespacio.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gran Bunbury!y qué bueno lo del título de su nuevo trabajo: es el nombre de su casa en el Puerto de Sta. María. Este verano estuve por allí y me fijé y refijé a ver si la veía pero creo que debe estar en una zona muy VIP...porque ni rastro!
adoro lady blue y sí, y sácame de aquí...y cuando canta rancheras prestadas a jose alfredo tb!
en fin, es una vieja gloria, como Calamaro (al que venero últimamente) pero la verdad es que se prefiere a cantantes como éstos y no a los que nos hacen tragar en 40 ppales. y demás.
Hacía tiempo que no te leía y me agradó ver lo de Bunbury!
Un saludo!
Cristina H.