domingo, 9 de noviembre de 2008

Obama: desafíos y dudas sobre la nueva Administración americana

Yes, we could. Ya está Barack Obama en la Casa Blanca, se acabó la tensión por la duda que provocaba que saliera elegido el dúo dinámico McCain-Palin. Parece que ya estamos salvados, que el mundo será un lugar mejor y los Estados Unidos serán ese país amigable, solidario y no intervencionista en los asuntos ajenos que todos conocimos.
Sin embargo, que la euforia no nos haga perder la visión de la realidad. Evidentemente, que salga Barack Obama elegido Presidente ya demuestra un cambio en la mentalidad estadounidense. Y un cambio en el discurso político: un Partido Republicano que pensó que con el tótem de la Seguridad Nacional se podían ganar todas las elecciones se han encontrado con una sociedad que es consciente de sus excesos, sobre todo en el aspecto económico. Y eso que los estrategas de McCain intentaron llevarle por un camino algo independiente -de maverick, independiente, que dirían ellos-.
La pregunta clave ahora es ¿qué podemos esperar de Barack Obama y de su nueva Administración? Y para ello, Robert Matthews estuvo en la Universidad Carlos III de Madrid, intentando bosquejar los escenarios que se le presentan al nuevo presidente de la superpotencia mundial, y sus posibles medidas ante estos escenarios.


¿Cuáles son las ventajas -desde la óptica europea y española- de la llegada de Obama a la Casa Blanca?
La primera y más reseñable, como han dicho muchos blogs hasta la fecha, es que Obama no es Bush. Y esto, que parece una verdad de perogrullo (aquél que llamaba a la mano cerrada, puño) es extremadamente importante, pues Obama supone una manera de actuar mucho más pragmática y moderada, una vocación por el multilateralismo, y un perfil de político más vincluado a lo social y a la intelectualidad -sin tener nada que ver con lo que conocemos en Europa por "izquierda"-.
Obama tendrá que enfrentarse a unos primeros 100 días de mandato en los que tendrá que dejar bien claro cuáles son las líneas maestras de su política. Además, tendrá sobre si las presiones de los votos de la izquierda -americana- que le piden que tome medidas para aliviar la crisis, que salga de Iraq, y que tome distintas determinaciones en cuanto a las relaciones con Irán o Afganistán.


¿Cuáles serán las posiciones concretas de Obama en los distintos ámbitos de decisión?
  •  Cambio climático:representa un cambio esencial respecto a la política de Bush (a decir verdad, incluso McCain representaba un cambio importante a este respecto), basándose en el multilateralismo y el fomento de las medidas de carácter ecológico. Entre ellas, destaca la intención de rebajar el nivel de contaminación atmosférica provocada por las fábricas estadounidenses.
  • Terrorismo: la concepción de que cada terrorismo es local, y debe ser estudiado de manera individualizada para analizar las causas y los modos de actuación ya es un avance considerable. Sin embargo, Obama se enfrenta a grandes problemas, como es la situación de Afganistán, que se encuentra en un estado deplorable de inseguridad y peligro para las tropas internacionales.
  • Latinoamérica: Obama no se destaca por su afinidad con Sudamérica. Su condición de defensor del libre mercado (aunque no sea un neoliberal) le aleja del análisis sobre el impacto socioeconónmico de este tipo de mercado en la población más humilde y en sus salarios. Podemos destacar una serie de países:
    • Méjico: no va a realizar políticas muy diferentes a las de McCain en inmigración, pero sí en problemas como el narcotráfico, donde puede intentar analizar la situación en su contexto social y económico.
    • Cuba: Obama ya dejó claro que no tendría problemas en reunirse con representantes cubanos ("no negociar a base de miedo, ni tener miedo a negociar").
    • Venezuela: oposición a las medidas autocráticas de Hugo Chávez, pero también deja abiertas las puertas a la negociación. Esto puede ser una medida inteligente en tanto en cuanto desvirtúa el discurso de Chávez basado en el yanki imperialista.
  • Israel-Palestina: sería muy complicado que asistiéramos a un cambio profundo en la manera de considerar el conflicto por parte de Washington. Si bien Obama, al principio de la campaña, declaraba que el palestino era el pueblo más castigado del mundo; actualmente los votos que ha obtenido de la población judía no llevan a pensar que vaya a adoptar una posición pro-palestina, ni mucho menos. Sin embargo, sí que puede aportar la apuesta por una conferencia internacional, y por evitar que Irán deje de ser una seria amenaza para Israel.
  •  Irán: un buen ejemplo de los importantes retos a los que se enfrenta el hoy Presidente en funciones de los EE.UU. Podríamos hablar de tres problemas: el desarrollo nuclear iraní, la injerencia de los iraníes en Afganistán e Iraz, y la amenaza que representan para Israel . Obama, siendo inteligente, intentará buscar soluciones alternativas, basadas en el acuerdo económico como monedad de cambio.
  • China y Rusia: la posición será la misma que con Bush, aunque quizás con un aire más pragmático y matizado.
En cierto modo, deberíamos hablar como decía una comentarista política de la SER, en "gestionar la decepción". Porque hemos de tener claro que este idealizado presidente en funciones americano se encuentra en lo que en Europa sería una posición de derecha moderada. Sin embargo, el cambio de retórica, el abandono de la retórica del miedo y del terror; y la llegada de aire fresco que dé nuevas oportunidades al diálogo... pueden ser buenos ingredientes para un orden mundial más justo, en el que los norteamericanos tienen gran poder.

Hasta la vista, ciberespacio

No hay comentarios: