lunes, 15 de diciembre de 2008

Tiempo en espiral


La foto habla por sí misma. La idea del tiempo como bucle que se cierra sobre sí mismo, como el tiempo que nos falta, que compraríamos o por el que mataríamos si fuera necesario. Un pensamiento muy recurrente en época de exámenes, de entrega de prácticas, de agobio en general...

Pero, ¿qué queréis que os diga? Lo prefiero así. No soy capaz de soportar el tiempo soporífero del verano. Quizás tiene que ver con mi predisposición natural al frío, pero vivo mejor en invierno con la febril actividad; que en verano, cuando los minutos no pasan, sino que se derriten en forma de gotas de sudor.


Nos quejamos por el tiempo. Lo utilizamos como excusa, o tal vez no lo gestionamos como deberíamos. Pero si no fuera por el tiempo, encontraríamos otra cosa por la que quejarnos... La cuestión es compartir la frustración colectivamente, la sensación de que siempre hay alguien que le cunde más que a nosotros, que es capaz de aprovechar mejor los mismos minutos.


"Para algunos la vida es galopar un camino
empedrado de horas minutos y segundos,
y yo, más humilde soy, y sólo quiero
que la ola que surge del último suspiro
de un segundo, me transporte mecido hasta el siguiente."
La frase, extraída de una canción de Extremoduro, forma parte de un poemario de Santos Isidro Seseña, llamado "La mala gana"


Hasta la vista, ciberespacio.

FUENTE de la FOTO: "Time Reloaded" en Flickr.
Os quejaréis, he conseguido escribir la entrada sólo citando 3 veces la palabra "tiempo". ACTUALIZACIÓN: lo mío no son las matemáticas, la usé 5 veces

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tecnicamente has usado la palabra tiempo 5 veces...
Yo también me quedo con el invierno y su actividad aunque a veces un suspiro de minutos lentos en un día de frío sería todo un alivio.