sábado, 17 de enero de 2009

Por la paz en Palestina

Teresa Aranguren \\ Pedro Martínez Montávez \\ José Saramago \\Pilar del Río \\ Rosa Regás \\ Carmen Ruiz Bravo \\ Belén Gopegui \\ Constantino Bértolo \\ Santiago Alba

No es una guerra, no hay ejércitos enfrentados. Es una matanza. No es una represalia, no son los cohetes artesanales que han vuelto a caer sobre territorio israelí sino la proximidad de la campaña electoral lo que desencadena el ataque. No es la respuesta al fin de la tregua, porque durante el tiempo en el que la tregua estuvo vigente, el ejército israelí ha endurecido aún más el bloqueo sobre Gaza y no ha cesado de llevar a cabo mortíferas operaciones, 256 muertos en los seis meses de supuesto alto el fuego, con la cínica justificación de que su objetivo eran miembros de Hamas. ¿Acaso ser miembro de Hamás despoja de condición humana al cuerpo desmembrado por el impacto del misil y al supuesto asesinato selectivo de su condición de asesinato sin más?

vigilia

No es un estallido de violencia. Es una ofensiva planificada y anunciada hace tiempo por la potencia ocupante. Un paso más en la estrategia de aniquilación de la voluntad de resistencia de la población palestina sometida al infierno cotidiano de la ocupación en Cisjordania y en Gaza a un asedio por hambre cuyo último episodio es la carnicería que en estos días asoma en las pantallas de nuestros televisores en medio de amables y festivos mensajes navideños.

No es un fracaso de la diplomacia internacional. Es una prueba más de complicidad con el ocupante. Y no se trata solo de Estados Unidos, que no es referencia moral ni política, sino parte, la parte israelí, en el conflicto; se trata de Europa, de la decepcionante debilidad, ambigüedad, hipocresía, de la diplomacia europea.

Lo más escandaloso de lo que está pasando en Gaza es que puede pasar sin que pase nada. La impunidad de Israel no se cuestiona. La violación continuada de la legalidad internacional, los términos de la Convención de Ginebra y las mínimas normas de humanidad, no tiene consecuencias. Más bien, al contrario, parece que se premia con acuerdos comerciales preferentes o propuestas para el ingreso de Israel en la OCDE. Y qué obscenas resultan las frases de algunos políticos repartiendo responsabilidades a partes iguales entre el ocupante y el ocupado, entre el que asedia y el asediado, entre el verdugo y la víctima. Qué indecente la pretendida equidistancia que equipara al oprimido con su opresor. El lenguaje no es inocente. Las palabras no matan pero ayudan a justificar el crimen. Y a perpetuarlo.

En Gaza se está perpetrando un crimen. Lleva tiempo perpetrándose ante los ojos del mundo. Y quizá dentro de unos años alguien se atreva a decir, como en otro tiempo se dijo en Europa, que no sabíamos.

Manifiesto de la concentración de esta tarde en la Puerta del Sol en Madrid a las 18:00

Las negritas del manifiesto son mías.

No podré estar en la concentración de esta tarde, así que pongo mi granito reproduciendo el manifiesto que leerán Ignacio Escolar (ya ex-director de Público) y Rosa Regás (ex-directora de la Biblioteca Nacional, y con quien tuve el grandísimo gusto de compartir mesa y debate ayer. Ya os contaré).

Hasta la vista, ciberespacio indignado. Y también a los otros.

FUENTE: Escolar.net

miércoles, 14 de enero de 2009

La teoría del post-it

No nos engañemos. Ya nos hemos hartado de la idea vitalista de vivir el momento presente, ya dejamos de ser poetas muertos, y olvidamos extraer el meollo a la vida. Simplemente dejamos de hacerlo, porque no resultaba productivo. Había que dedicarle mucho tiempo a pensar, y pensar; sentir que uno está vivo; vivir cada momento como si fuera el último… Y no quedaba tiempo para las cosas importantes. 3010617013_ea09036f21

Las cosas importantes. Para el Principito eran, básicamente, las que hablaban las personas mayores: el polo, el bridge, las corbatas… Nosotros las hemos acoplado a un formato mucho más cómodo, portátil y fácil de acomodar a la filosofía posmoderna del usar y tirar. Las cosas importantes las hemos convertido en un post-it, en uno de esos papelitos de usar y tirar que pueblan nuestra vida, y la llenan de color (amarillo) y de pegamento.

La vida –qué vértigo da escribir esto-, enfocada como una constante superación de esos papeles de color amarillo eléctrico. El porvenir inscrito en pedazos de papel con adhesivo en la parte superior. Un adhesivo tremendamente útil para ser colocado en cuadernos, agendas, carpetas, ordenadores, frigoríficos, mesas, sillas, en coches… Un adhesivo que entraña en sí mismo un compromiso: el que se adquiere hasta el momento de quitarlo, de retirarlo de su lugar –venciendo la reticencia del pegamento, acomodado ya a la superficie- de hacerlo trizas y echarlo a la papelera. Un momento que no llega nunca en el plazo acordado, y que muchas veces no supone haber cumplido en su completitud la leyenda de la tarjeta amarilla.

Puede que no lo utilicéis en su sentido físico –ése que yo me he encargado de subrayar en las últimas líneas- pero está dentro de tu cultura. La cultura de las tareas hechas, los asuntos cerrados, los proyectos con fecha de inicio y fin… Son distintas formas de llamar a los mismos canes que nos aprietan la pantorrilla, y muchas veces fuimos nosotros los que les dejamos apretar los dientes. Son las esclavitudes de la sociedad opulenta; que, pese a que ya nos sobran, necesitamos imponernos más. Quizás tenemos miedo al tiempo vacío, al espacio libre, al momento en el que nos encontramos con la miseria y la grandeza de nuestro propio ser.

2822282858_cf4910f055

No seré yo el que os alerte contra la dictadura del indefenso amigo amarillo, no seré tan cruel. Y no lo haré, porque en el mismo ordenador en el que escribo descansan un par de ellos. Y puede que despierten. Permitidme, pues, que deje paso al silencio; no me obliguéis a hablar más, porque puede que despierten. Y entonces… no sé que será de mí. Porque levantarán sus pestañas, vociferando los múltiples puntos que en ellos anoté y todavía no cumplí.

Esperad un poco, porque puede que llegue el día –espero más pronto que tarde- en el que uno de ellos se vea desarmado por completo. Puede que cumpla todas las letanías que sentencia en su cuerpo amarillo, y entonces, lo retiraré. Y lo haré mil pedazos, que dejaré flotar hasta la papelera, o hasta ningún sitio, si consigo hacerlos suficientemente pequeños.

Será entonces el momento… de volver a poner otro nuevo. Y todo vuelve a empezar.

¿Eres feliz? No lo sé. Mañana te contesto, hoy tengo cosas que hacer.

 

Hasta la vista ciberespacio. Si no te mereció la pena llegar hasta el final, lo siento. Pero a veces hay que vomitar ciertas entradas para tener la mente más limpia y pensar cosas nuevas.

 

 

 

FUENTES:

A propósito de un artículo que leí este fin de semana en El Semanal de El País (al que me es imposible realizar un enlace, porque no está colgado). El artículo se titulaba “Formas peligrosas de vivir la vida”, se localizaba en la sección de “Psicología” y examinaba diversas metáforas vitales: la vida como un camino cuesta arriba, como una sucesión de metas, como un combate… A partir de esto surge la teoría del post-it.

Bueno, y también al ver mi ordenador lleno de papelitos con adhesivo.

domingo, 11 de enero de 2009

Hipocresía y camisetas de fútbol

La polémica político-deportiva de la semana ha surgido a propósito de la camiseta que el delantero malí del Sevilla, Frederic Kanouté, mostró al celebrar un gol en el partido de Copa del Rey contra el Deportivo de la Coruña. En ella mostraba su apoyo al pueblo palestino, en conflicto armado contra el estado de Israel, que está acarreando una vergonzante cantidad de víctimas en los últimos días.C_4_maincontent_20133_mediumimage

Kanouté ha sido multado con entre 2.000 y 3.000 euros de sanción, prevista en los estatutos de la Federación Española de Fútbol por “que alce su camiseta y exhiba cualquier clase de publicidad, lema o leyenda, siglas, anagramas o dibujos, sean cuales fueren sus contenidos o la finalidad de la acción”.

"Hay que respetar el mensaje siempre que no genere violencia”, declaró el entrenador sevillista, Manolo Jiménez. “Sentía que tenía que hacerlo”, confesó el delantero francés, aunque de nacionalidad africana por propia elección.

Las elecciones de Freddy, como le conocen las personas de su confianza, han marcado gran parte de su vida: se convirtió al islamismo “porque contestaba a todas mis preguntas”, y renunció a militar en una selección con el caché de la francesa para formar parte de la selección de Mali. En este país, el delantero sevillista mantiene una fundación, que da formación a niños con bajos recursos, y es colaborador activo con UNICEF. Confiesa que no conoce otro deporte tan multicultural como el fútbol, pero que sólo una cosa puede hacer a las personas libres: la educación.

Publicidad en la camiseta, ¿y tras la camiseta?

La polémica suscitada por el delantero del equipo hispalense, a mi manera de ver, demuestra una tremenda hipocresía por parte de las autoridades del fútbol español, aunque no es el primer ni el último caso: el delantero inglés Robbie Fowler fue multado por enseñar una camiseta en la que apoyaba a 500 trabajadores despedidos en los muelles de Liverpool. El argumento, entonces como ahora, se basa en que los campos de fútbol no son el lugar adecuado para mostrar protestas de tipo político o económico.

Oh, vigilemos la limpieza y la independencia del noble deporte del balompié, que quede impoluto frente a las amenazas de la política y la economía. Y sin embargo, aplaudamos que las camisetas de los equipos de fútbol estén saturadas de publicidad, de cualquier tipo de empresa, siempre y cuando garanticen el sostenimiento económico del espectáculo.

20090108elpepudep_16Que los que dirigen el fútbol piensen más en las camisetas que van debajo, antes de considerar la moralidad de la publicidad que se acepta para llevar en la vestimenta de las plantillas; me parece un absurdo y un ejercicio tremendo de hipocresía. No creo que el número de futbolistas comprometidos con causas sociales sea tan elevado para atajar estos hechos con tanta dureza y celeridad; y me parece que su capacidad de expresión (que muchas veces se reduce al césped) debe ser respetada.

Porque si queremos mantener la limpieza del fútbol, habría que hacerlo de todas, todas. Juzguemos la moralidad de ciertas empresas que aparecen en las zamarras futbolísticas. El mismo Kanouté se negó por un tiempo a llevar en la camiseta del Sevilla la publicidad de una casa de apuestas, aludiendo a su credo musulmán. Y pensemos en casos como los de jugadores italianos, como Paolo Di Canio, que muestran sin ambages su fidelidad al fascismo, o a otras tendencias políticas extremas.

 

Y vosotros, ¿qué opináis? Más allá de la justicia de la reclamación de Kanouté (que yo veo imposible de censurar), el debate sobre la conjunción de fútbol y política da para mucho más de lo que parece.

 

Hasta la vista, ciberespacio.

 

 

 

 

FUENTES:

ElPais: “No es la religión”, “Gaza salpica los estadios”, Fotogalería: la política en el deporte; ElMundo: “Kanouté mejor comprometido”; Clarín: “Fútbol, consignas políticas y sanciones”; Ideal: “Kanouté, multado con 3.000 por su apoyo a Palestina”

viernes, 9 de enero de 2009

La ONU parece dispuesta a hacer algo, ¿servirá?

Esta madrugada ha sido aprobada la resolución 1860 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que llama a un alto al fuego inmediato en Gaza, de manera duradera e inmediata, que lleve a la retirada de todas las tropas israelíes del territorio palestino. La resolución, jurídicamente vinculante, fue votada por 14 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad: China, Francia, Rusia, Reino Unido, –miembros permanentes- Austria, Japón, Burkina Faso, Costa Rica, Croacia, Libia, México, Turquía, Uganda y Vietnam. La abstención, lógicamente, fue la de Estados Unidos.

No es la primera resolución que la ONU aprueba respecto al conflicto árabe-israelí. Podemos reseñar algunas de las más importantes hasta la fecha:

  • En 1967 , la resolución 242 instaba a la retirada de las fuerzas armadas israelíes de los territorios ocupados durante la Guerra de los Seis Días, y garantizaba la inviolabilidad territorial de los Estados de la zona.
  • En 1968, la resolución 250 pedía encarecidamente a Israel que se abstuviera de celebrar un desfile militar en Jerusalén por “agravar la tirantez en la zona y repercutir desfavorablemente sobre el arreglo pacífico de los problemas en la misma”.
  • En 1968, la resolución 251 deploraba el hecho de que Israel hubiera celebrado el desfile militar, desatendiendo la resolución anterior, tomada por unanimidad.
  • En 1978, la resolución 471 exhorta a Israel al cumplimiento de los Acuerdos de Ginebra, relativo a la protección de civiles en tiempos de guerra; a la indemnización adecuada de las víctimas; y reafirma la necesidad “imperiosa” de poner fin a la ocupación de los territorios árabes desde 1967, incluido Jerusalén.

Conforme nos acercamos a la actualidad, las resoluciones adquieren un lenguaje más críptico y menos claro, pero la esencia es la misma. Casi un centenar de resoluciones violadas por el Estado de Israel inspiran poca confianza para esta nueva determinación de la ONU.

2009-01-06

 

Viñeta aparecida en Público el 6 de enero de 2008.

Ahora ponemos las esperanzas de la mediación que pretenden Egipto y Francia, y hacia El Cairo parece que se dirige Mahmud Abbas, aunque no tengamos muy claro si va a haber dirigentes israelitas en las reuniones.

Nieva en Madrid. No sólo lo hace en el aspecto meteorológico. Hoy nos desayunamos con la noticia de que el paro sube en un millón de personas en 2008. Curiosamente, según elmundo.es, tan sólo el último año de la República de Weimar alemana (1932) tuvo un aumento mayor de parados en un mismo año. Justo el año antes de la llegada de Hitler al poder. Espero que no tomen nota algunos dirigentes de ultra derecha.

 

Foto de Flickr

[Esta entrada está editada con Windows Live Writer. Lo estoy probando, y la verdad es que tiene buenísima pinta. Cualquier cosa es mejor que la página de Blogger.]

 

Hasta la vista, ciberespacio juguetón que tira bolas de nieve.

FUENTES:

Una lista de resoluciones de la ONU violadas por Israel, en RedesCristianas.
Para revisar las resoluciones del Consejo de Seguridad, aquí.

jueves, 1 de enero de 2009

2009: el año de las pequeñas páginas

Escribía hoy Javier Capitán, sobre que este no iba a ser (por él) "mí año" sino "ni año". El año en el que no iba a dejar de fumar, ni se iba a apuntar al gimnasio, ni pretendía leer más, ni quería escribir mejor... Un año para abandonar los grandes proyectos y dar paso a las pequeñas acciones; el momento de demostrar que la única manera de hacer sensible el movimiento es andando.

No estoy seguro de poder decir lo mismo. Para mí, el virus de las proyecciones es un virus que ataca durante todos los meses del año, y no sólamente en Enero. Sinceramente, ningún año tengo la sensación de que cambien las cosas al tocar las campanadas. No encuentro cambios, ni me noto más viejo, ni tengo ganas de hacer mejores acciones... al menos no más ganas que en otros momentos del año.

¿Hasta qué punto las 12 uvas deben suponer un cambio real en nuestras vidas, o lo hacemos así para tener la sensación de cambio compartido, de idea conjunta de superación? Nunca me ha sucedido así, quizás por ese virus  de ir proyectando todo el rato.

Y aún así, creo que Capitán tiene bastante razón. Quizás no sea éste el momento de hacer proyectos, sino de hacer cosas, de permitirnos la libertad de cambiar conforme caminamos, no de decidir primero hacia dónde queremos ir, sino de ir, probar, investigar...

Ésta ha sido mi libreta durante los últimos meses del recién despedido año 2008. Me he acostumbrado a llevar siempre libreta, y tanto ha servido para incluir pensamientos cogidos al azar como reseñas de conferencias y temas para incluir en el blog.


¿Te atreves a diseñar tu futuro? La pregunta es fuerte, pero a lo mejor el enfoque es que el que suele fallar, al menos a mí.


La pregunta que hace la libreta no requiere una respuesta de varios tomos, con metas a corto, medio y largo plazo, en la que se explicite un plan de futuro hiperdiseñado y perfectamente pensado para incumplirse a las primeras de cambio. Todo lo contrario. Las hojas de la libreta son pequeñas, no llegan a ser un tercio de un A4. El diseño de nuestro futuro se hace en hojas pequeñas, con acciones pequeñas, con pensamientos leves que parece que el viento se los va a llevar en el momento más insospechado. Con pequeños escalones, no con grandes planes.


Una idea para el año 2009, Año II de la crisis (para todo el que pensaba que la crisis ya se acabó, nanay): take it easy, tómatelo con calma, hazte las cosas fáciles. No intentes llenar la libreta si no sabes qué harás con ella. Mejor rellena hoja a hoja.
"Somos nosotros los que damos sentido al mundo a través de la valentía de nuestras preguntas y la profundidad de nuestras respuestas."
Carl Sagan. Vía Microsiervos.

Hasta la vista, ciberespacio. Y feliz 2009.