viernes, 27 de marzo de 2009

Intenta ponerle título a esta entrada

Hacía mucho que no traía a colación una frase célebre, curiosamente, otra vez de Russell. Os aseguro que no es ningún tipo de veneración personal, sino puro azar.

El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros de sí mismos y los inteligentes llenos de dudas.

Bertrand Russell

Y, añado yo, otro problema es que el que esté lleno de dudas se contente con eso para considerarse inteligente. Que la cultura se confunda con la indiferencia, que la razón se confunda con el cinismo. La vida, es para mojarse, para empaparse y descubrir que no todo es aprobar, pasar el examen. A veces, merece la pena suspenderlo para darse cuenta de que ésa no era la asignatura adecuada. Pero, ¿hasta dónde?

Y no tengo ninguna solución para esto. Supongo que está en el término medio, en confesarse animal dudante, a la vez de tener claras ciertas cosas. Al menos, aquellas por las que puedes pasar y aquellas por las que no. Pero, sobre todo, tener la capacidad de aprender, de observar…

Esta semana he leído una teoría muy curiosa de Ramón Lobo acerca de la abundacia de corbatas en la información periodística. Una de esas ideas que, cuando las lees, te hubiera gustado que se te ocurriera a tí. Y hoy me entero de que Arsenio Escolar ya lanzó la teoría en 2005

 

En realidad, nunca somos originales. Sólo somos otro aficionado más que agita la coctelera (por cierto, esta idea tampoco es mía, la dijo Alex de la Iglesia antes).

 

Hasta la vista, ciberespacio.

domingo, 22 de marzo de 2009

Sin querer provocar alarma social…

abc.640Portada de ABC de hoy

Hoy ABC abre su edición dominical anticipando una consecuencia del escenario de crisis: el de la delincuencia. Lo hace con el mérito de ser el periódico que anticipó un aumento de la criminalidad el 28 de septiembre de 2008, corroborado por una declaración del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, del pasado martes; en la que reconocía un aumento ¡de un 0,1! de los delitos contra el patrimonio.

En el desarrollo del artículo, que podemos leer en la página 34 , se realiza a partir de unos datos de la Policía, con declaraciones del director de Policía y Guardia Civil y con un juez gallego. Infiere, a partir de que haya un volumen de población muy importante que comience a dejar de percibir la prestación por desempleo, un aumento de la marginalidad que es “el caldo de cultivo perfecto para la delincuencia”.

 

La noticia que todos necesitábamos saber

¿Es realmente necesario este titular para el lector de ABC? ¿Representa una realidad informativa que el lector no se puede perder? ¿Es útil, le ayuda a tomar decisiones? ¿Está verdaderamente respaldado por un hecho fehaciente? Personalmente, creo que no. No encuentro motivos evidentes para que, dentro de la realidad informativa, ésta sea una noticia de portada.

Anticipar consecuencias de los hechos es, sin duda, una tarea periodística, siempre que se haga con franqueza y con los argumentos suficientes. Y construir una noticia a partir de opiniones de expertos o de datos estadísticos es una práctica periodística habitual –estamos hartos de leer noticias de portada sobre sondeos electorales, o de cualquier tipo-. Pero, augurar una tendencia social hacia la delincuencia por el mero hecho de que haya crisis y por un leve resquicio estadístico me parece una aberración. Un mecanismo para vender periódicos, para interesar con la noticia de portada, para preocupar al espectador.

Ahora bien, juguemos a pensar que la noticia es interesante, que necesitábamos saber que es posible que la delincuencia va a aumentar por la crisis. En este caso, ¿se proponen soluciones desde este artículo? ¿Se tantea a organizaciones sociales, asistenciales, de ayuda, a técnicos de la seguridad social? Cuál es el objetivo, entonces, ¿asustar al personal?.

 

¿No había otro titular mejor para la portada?

Bien es verdad que, en comparación con otros días, hoy no había una noticia de relevancia principal clara, y así lo han mostrado las diferentes portadas de los periódicos (Público opta por un especial sobre Amancio Ortega; El País y El Mundo por las consecuencias de la salida de las tropas españolas de Kosovo…) Pero, aún así, había noticias “de verdad”  para haber colocado en portada.

Ya tenemos suficiente con las continuas malas noticias macroeconómicas, con los problemas del paro, con revoloteo constante del temido ERE en todas las empresas; para que ABC proponga el binomio crisis-delincuencia en el candelero. Bien que nos debamos a la realidad, pero ciñámonos a ella. Cuando se produzca.

 

Hasta la vista, ciberespacio.

lunes, 16 de marzo de 2009

El eterno debate de las ONG

Hoy en Público, encontramos un artículo de opinión de Carlos Ballesteros apadrina–identificado en el periódico como “profesor de la Universidad de Comillas”, sin que se nos explique de qué materia- en el que reflexiona sobre el fenómeno de los apadrinamientos; una técnica de captación de fondos muy utilizada por algunas ONG, basada en la implicación del donante individual con la población beneficiaria.

En este artículo se critica de manera sistemática la idea del apadrinamiento como actividad cómoda, que facilita una cierta “rutinización de la solidaridad”, que el autor llega a considerar incluso una comercialización:

 

“El apadrinamiento no sensibiliza ni educa: puede llegar a acabar convertido en un apunte en la cuenta corriente del padrino, como el recibo de la luz o del agua. Puede convertirse (como de hecho está pasando) en una costumbre consumista. El “te regalo un niño apadrinado por Navidad o por tu cumpleaños” es un fenómeno que empieza a darse con frecuencia y que convierte la solidaridad en un bien de mercado.”

“El gran reto que creo que debemos enfrentar desde los movimientos sociales, ONG y demás entidades del llamado tercer sector es cómo transformar donantes en militantes. Cambia de vida para cambiar el mundo es quizás uno de los eslóganes mejor conseguidos y que mejor comunica la filosofía que hay detrás de una verdadera educación para el desarrollo. Sólo mediante el cambio de los hábitos de consumo, de ahorro, de estilo de vida, en definitiva, conseguiremos cambiar el sentido de giro del mundo. Y sólo cuando el mundo gire en otra dirección conseguiremos que no haya ya niños que apadrinar, porque no habrá pobreza en el mundo. Esa es la utopía por la que merece la pena trabajar.”

En este fragmento, como en todo el artículo, se atacan temas importantes como la necesidad de un filtro crítico por parte de las ONG a la hora de obtener fondos. El ya conocido –y viejo- debate de las subvenciones públicas, de las de las grandes corporaciones privadas, o la llegada y pujanza de la RSC también resultan elementos a tener en cuenta. 

¿Puede convertirse la solidaridad en un sector económico –el “tercer sector” como ya comienza a decirse-?, y en cualquier caso, ¿es deseable que lo haga?.

apadrina-banquero-300x300

¿Cómo se apadrina en España?

Si ponemos un poco de atención a las páginas de algunas ONGD que realizan apadrinamientos en España, podemos sacar algunas conclusiones. Hay algunas que aportan bastante información, e incluyen la idea de que el apadrinamiento redunda no exclusivamente en la vida del apadrinado, sino que va enfocado al desarrollo de toda su comunidad (como en apadrina.net, o en Ayuda en Acción). De entre ellas, el volumen de información es variable, como suponemos –no dispongo de esta información- que lo será la información que otorgan a la persona que aporta los fondos. Por el lado negativo, resalto páginas con menos información, como la Fundación Vicente Ferrer –que, sin embargo, tiene distintos tipos de aportación bastante bien diferenciados- o Global Humanitaria.

Como ejemplo curioso, y que puede resultar interesante, podemos apadrinar un proyecto, a partir de esta web. Quizás en este caso falla por defecto lo que por exceso aparece en el apadrinamiento individual: la identificación con un referente de a dónde va la ayuda. Pero, en cualquier caso, es una opción muy interesante.

En cualquier caso, y opinemos lo que opinemos sobre el apadrinamiento, si que podemos convenir en que fomentar el desarrollo de una comunidad entera, mostrar los objetivos propuestos y los resultados concretos pueden ser bases para una noción de solidaridad más responsable y consecuente, y menos cortoplacista y lacrimógena.

 

Hasta la vista, ciberespacio lleno de solidarios confundidos –como yo-.

domingo, 1 de marzo de 2009

Lo que es fútbol y lo que no

Me había propuesto no hacer entradas sobre fútbol. Pero las normas están para romperlas, y también hay ocasiones para ello, como puede ser un Atlético de Madrid – F.C. Barcelona. Un partido clásico, que no es nombrado altisonantemente como “El clásico”, pero que otorga mucho más espectáculo al espectador.

estadisticaATMadrid-FCBarcelona

Fuente: as.com

EL gráfico de arriba es una especie de resumen de lo que transcurrió en el partido, y creo que es suficientemente ilustrativo para dejar ver lo que ha sido el partido: un tobogán de emociones en el que, llegado un momento, daba igual quien marcara. Sólo queríamos ver más goles.

Partidos como éste demuestran qué es fútbol: un deporte en el que la esencia son los goles, no necesariamente la posesión de balón. Un deporte que depende muchas veces del azar, que resulta imprevisible. Un deporte que se debe a sus estrellas (Messi, Agüero, Forlán, Henry), y que permite que pongan en juego sus capacidades y hagan levantarse al público de su asiento.

Y también ponen sobre el tapete lo que no es fútbol: un juego de ajedrez, un duelo espartano de guerreros del centrocampismo o un formato de ensayo científico de jugadas de laboratorio. El fútbol no supone dejar la portería a cero como norma máxima, o al menos no debería ser así.

Para recordar cosas, ahí van un par de vídeos de otros Atlético de Madrid – F.C. Barcelona:

 

 

 

 

 

En fin, no me tengáis mucho en cuenta esto. Pero si: soy futbolero. Y del Atleti, lamentablemente para mis nervios. Pero, a veces, tenemos nuestros grandes momentos de gloria.

 

Hasta la vista, ciberespacio.