viernes, 27 de marzo de 2009

Intenta ponerle título a esta entrada

Hacía mucho que no traía a colación una frase célebre, curiosamente, otra vez de Russell. Os aseguro que no es ningún tipo de veneración personal, sino puro azar.

El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros de sí mismos y los inteligentes llenos de dudas.

Bertrand Russell

Y, añado yo, otro problema es que el que esté lleno de dudas se contente con eso para considerarse inteligente. Que la cultura se confunda con la indiferencia, que la razón se confunda con el cinismo. La vida, es para mojarse, para empaparse y descubrir que no todo es aprobar, pasar el examen. A veces, merece la pena suspenderlo para darse cuenta de que ésa no era la asignatura adecuada. Pero, ¿hasta dónde?

Y no tengo ninguna solución para esto. Supongo que está en el término medio, en confesarse animal dudante, a la vez de tener claras ciertas cosas. Al menos, aquellas por las que puedes pasar y aquellas por las que no. Pero, sobre todo, tener la capacidad de aprender, de observar…

Esta semana he leído una teoría muy curiosa de Ramón Lobo acerca de la abundacia de corbatas en la información periodística. Una de esas ideas que, cuando las lees, te hubiera gustado que se te ocurriera a tí. Y hoy me entero de que Arsenio Escolar ya lanzó la teoría en 2005

 

En realidad, nunca somos originales. Sólo somos otro aficionado más que agita la coctelera (por cierto, esta idea tampoco es mía, la dijo Alex de la Iglesia antes).

 

Hasta la vista, ciberespacio.

3 comentarios:

aronfenix dijo...

De dudas y corbatas. XD

Sugus dijo...

¡Iba a usar yo tambien lo de la corbataaa!! jajaja.

La frase de Russell me recuerda al "Yo sólo sé que no se nada" de Sócrates.

Russell... ¿Afirmaba eso muy seguro de sí?

Bueno.. en todo caso quedaría mas divertido "El estúpido que duda". :P

Esperanza dijo...

que viva el posmodernismo, pues