martes, 28 de abril de 2009

Contra Bolonia… la Universidad a la calle.

¿Qué hay de extraño en ver estudiantes universitarios sentados en el césped de la facultad? Nada en apariencia, aunque sean las 9 de la mañana, y haga un viento frío intermitente que cala en los huesos. Pero la impresión puede ser distinta cuando delante de todos esos alumnos está un profesor, hablando sobre la influencia de la educación en la democracia, o sobre los mitos relacionados con los bosques y las formaciones vegetales; sobre los movimientos sociales en educación, o acerca de la Escuela de Frankfurt. En estos casos, la Universidad del césped se equipara, o incluso, supera en calidad de reflexión y de pensamiento a la mismísima Aula Magna en plena ebullición.

UniEnLaCalle 011 Estudiantes atendiendo a una de las “clases populares” (Foto: Miguel Ángel Moreno)

Pues esto mismo fue lo que ocurrió esta mañana en el campus de Getafe de la Universidad Carlos III de Madrid, la pública diferencia. En ella, un grupo de estudiantes, autodenominados Asamblea de Estudiantes de la Universidad Carlos IIIaunque, como ellos mismos reconocen, no son un órgano colegiado ni suponen la representación general de todo el estudiantado de la UC3M- con el apoyo de muchos estudiantes, decidieron organizar su apoyo a la huelga general convocada contra Bolonia de una manera distinta: dando clase, sacando la Universidad fuera de las aulas.

De esta manera, las “clases populares” se desarrollaron en espacios al aire libre, cerca de la cafetería de Humanidades, y frente al Rectorado de la UC3M. En ellas participaron profesores que se ofrecieron voluntariamente a dar unas sesiones de temas variados, relacionados con su especialidad, y con la Educación, aun de manera transversal. El tiempo no ayudó, por el viento y el ambiente frío, pero las ganas de profesores y alumnos fueron suficientes para constituir algunos grupos de “clase” bastante concurridos.

UniEnLaCalle 013 Clase de “Democracia y la calidad de la educación”, a las 11:00. (Foto: Miguel Ángel Moreno)

Las asignaturas del día fueron “Bosques y mitos”, “Movimientos sociales y crisis política en la educación”, “Tiempo de educación, tiempo de producción”, y “Educación en la escuela de Frankfurt”; desde las 10:30 hasta las 14:00 en el “aula” descubierta frente al Rectorado. Por su parte, en la zona frente a la cafetería de Humanidades, los asignaturas  fueron “Democracia y calidad de la educación”, “En torno a la lucha antiterrorista”, “Alegoría del conocimiento” o “En torno a Bolonia”, que terminó como debate, como corrobora Europa Press.

Los más atrevidos fueron los alumnos de 3º de Periodismo y Comunicación Audiovisual, que, ante la invitación de los organizadores a “sacar la clase a la calle”, se liaron la manta a la cabeza, y con el apoyo de su profesor de Periodismo Local, Carlos Elías, salieron a la calle a dar la primera clase de la mañana.

UniEnLaCalle 003 La clase de 3º de Periodismo y Comunicación Audiovisual, dando clase de Periodismo Local a las 9:00 (Foto: Miguel Ángel Moreno)

La noche anterior, algunos estudiantes habían protagonizado un encierro de protesta, que culminó con la preparación de la jornada de huelga.

UniEnLaCalle 009Uno de los carteles de protesta colocados por la UC3M (Foto: Miguel Ángel Moreno)

 

Hasta la vista, ciberespacio, con o sin excelencia universitaria.

Noticia publicada en Soitu.

domingo, 26 de abril de 2009

“Volver al café negro y al tabaco dulzón”

Repasando mi lista de blogs (que cada vez se hace más larga y pesada), encuentro una reflexión en Paper Papers, a propósito del aniversario de los estudios de Comunicación en la Universidad de Navarra; sobre el papel de los estudios de periodismo y de sus facultades –basadas en parte en lo que se comenzó a hacer en Navarra-.

Es una lástima que hayamos dejado de enseñar cómo se cambia el mundo con la verdad para navegar en la comunicación, un fenómeno humano y social como la respiración o la fiesta. La universidad está perdiendo la prerrogativa de contener a los que dedicarán su vida a buscar la verdad. En lugar de aprovechar su fábrica de pensamiento para humanizar a los apasionados por la realidad, la dedica a producir comunicólogos. En lugar de estudiar la verdad y cómo llegar a ella, se enfrasca en tecnologías pasajeras y en fenómenos de consultorio. Y en vez de involucrarse con los lenguajes y las ideas que mueven el mundo, se mete en cuestiones de algoritmos y redes sociales.

 

Supongo que es implícito a la carrera, aquello de ir cuestionando lo que estudias a la par que avanzas los cursos. Y la sensación de que, o bien los estudiantes somos narcisistas insatisfechos, que pretendemos aprender mucho y no trabajar nada (en clase… que no de prácticas. Evidentemente, no es lo mismo.).

Pero, realmente, ¿cuánto tiempo dedicamos en las universidades a reflexionar sobre periodismo? ¿Cuánto tiempo pasamos pensando sobre las ideas que están detrás de la realidad? Quizás, por tanto buscar una formación ligada a lo profesional, se olvida el ámbito de las ideas, el conocimiento del bagaje cultural…

No creo que aprender técnicas y profundizar en nuevas vías de comunicación (un blog es un ejemplo de nueva vía de comunicación) sea malo. Pero no tiene mucho sentido tener dos asignaturas sobre Periodismo en la Red, y una sola sobre Filosofía, o sobre Historia del Mundo Contemporáneo, o no muchas más sobre Cine (en una licenciatura conjunta Periodismo-Audiovisuales). Con perdón para el Periodismo en la Red, que está claro que lo practico y que me encanta. Y que, de momento, es el que me ofrece mayores oportunidades

periodismo3

Fuente: Justicia Global

Para terminar, me gustaría recomendaros algo a propósito de esta idea de la diferencia entre forma y contenido, entre comunicación y sustrato. Me refiero al discurso que Hernán Cascari (actualmente, muy en el candelero con el tema de los enlaces a sitios de intercambio de archivos P2P) pronunció en el EBE 08 (Evento Blog España), que tituló como: “La muerte de los blogs”, y que me parece de obligada lectura para todo aquél que se quiera plantear en serio qué es lo que hace en la red, y por qué y para qué escribe. Sólo dejo un adelanto:

Desde que tengo memoria, cuando me preguntaban cuál era mi oficio yo decía escritor, o decía periodista. Así lo dije a los 15 años, a los 17, a los 23 y a los 30; siempre con la misma seguridad, con la convicción de no estar mintiendo.

Desde hace un cuarto de siglo vengo utilizando (para escribir mis cuentos y mis crónicas) las diversas herramientas de escritura que me proponen los tiempos: lápiz, cuaderno; tiza, pizarrón; bolígrafo, carpeta; máquina de escribir, folio A4; máquina de escribir eléctrica, folio carta; ordenador 286, wordperfect 5.0, formulario contínuo, impresora de chorro. Etcétera.

Nunca, en todo ese tiempo, a nadie se le ocurrió bautizarme cuadernero, ni pizarronero, ni carpetero, ni olivetero, ni wordperfectero, ni impresor de chorretero.

El siglo veinte era maravilloso: no importaba dónde escribieras, ni en qué soporte; siempre serías un escritor.

Pero a finales del año 2003, intentando mantener mi equilibrio cotidiano con el progreso, empecé a escribir una novela online, y en lugar de utilizar un cuaderno, o una pizarra, o un bolígrafo, o una olivetti… utilicé un blog.

Desde ese día suena el teléfono en casa y la gente pide hablar con un bloguero. Desde entonces sale mi nombre en la prensa precedido por la palabra blogger. Y me hacen preguntas sobre blogs, y no sobre lo que escribo. Y me pagan para que componga blogs, sin importar lo que en ellos redacte. Y me invitan a dar charlas en el Evento Blog, con todo pagado, y me alojan en un hotel fantástico, y me dan de comer.

Es decir, una vida de mierda.

n519888379_1131293_1486 Fuente: ciberprensa

Lo demás, altamente recomendable, lo tenéis en el blog de Casciari, Orsai –porque hay vida más allá de Espoiler-.

Hasta la vista, ciberespacio maltratado por mis quejas.

domingo, 19 de abril de 2009

El conflicto palestino-israelí en los medios españoles

¿Hay suficiente imparcialidad en la cobertura que los medios españoles hacen del conflicto en Oriente Medio? Es un debate bastante interesante y que ha pasado de ser comentado en círculos profesionales a saltar a la palestra de la actualidad con la carta del embajador israelí en España, Rafael Schutz y la contestación de la defensora del lector del diario, Milagros Pérez-Oliva.

Para reflexionar sobre el posicionamiento y la ideologización del conflicto palestino-israelí en los medios españoles, la asociación ANUDI (Asociación para las Naciones Unidas y el Derecho Internacional), organizó en la Universidad Carlos III una ponencia con Eduardo Álvarez, articulista de Opinión de El Mundo y miembro de su Consejo de Redacción.

El articulista de El Mundo se declaró un apasionado seguidor de la política internacional y lamentó la falta de cobertura y de interés general que provocan estos temas. Esto provoca que cada día encontremos menos información internacional en los medios (en especial en los audiovisuales), y que el alto coste de los corresponsales y enviados especiales nos lleven a una información de agencias en el ámbito internacional.

¿Por qué  es tan importante el conflicto palestino-israelí para los medios españoles? De entrada, la importancia geoestratégica de la zona (en la que se juega el Mediterráneo, las relaciones Oriente-Occidente, la importancia histórica y económica del pueblo judío), pero también es relevante reconocer que la localización de los corresponsales es fundamental en la política informativa. Casi todos los medios importantes –los que se lo pueden permitir- tienen uno o varios corresponsales en Oriente Medio. ¿Por qué no se informa sobre Sudán, o sobre Chechenia? Porque no hay corresponsales allí. Por ello parece que son temas que quedan ocultos por un tiempo, ya que no llegan a configurar una rutina informativa propia en los medios españoles.

En su intervención, Álvarez apuntó –y una pequeña encuesta a mano alzada entre los presentes constató el dato- que la percepción más extendida entre la ciudadanía es que los medios españoles usan un enfoque inclinado hacia la causa palestina más que hacia el Estado de Israel. Es por ello que Israel es uno de los países con peor valoración en la sociedad española, pero esta mala valoración, según Álvarez tiene varias raíces históricas.

Los medios facilitan ideas “simples” sobre el conflicto, destinadas a facilitar la comprensión, pero que en cierto modo ocultan las muchas aristas del enfrentamiento, y de la lógica interna de los países. Esto provoca que las crónicas y los artículos periodísticos puedan llevar a conclusiones maniqueas. En cierto modo, y según Eduardo Álvarez, los medios no han sido capaces de trasmitir la riqueza de situaciones y de puntos de vista que se producen en un país como Israel; ni han sido capaces de avanzar más allá del cliché de la realidad árabe.

España históricamente ha tenido una orientación política hacia el Mediterráneo y hacia los países árabes. El franquismo ya proclamaba aquello de “nuestros amigos los árabes”, y la izquierda política en el exilio tenía una postura proisraelí, pues reconocía en el pueblo judío el ejemplo de una población restituida. Del mismo modo, los nacionalistas vascos y catalanes, también entendían al israelí como un pueblo que había conseguido su objetivo de independencia.

Esta posición proisraelí de la izquierda política española va a comenzar a modificarse a partir de la Guerra de los Seis Días, y con la Guerra de Yom Kippur, cuando Israel comienza a ser visto como un Estado expansionista. Pero el verdadero momento de inflexión en la cobertura de los medios españoles se produce a partir de la segunda legislatura de José Mª Aznar. Es entonces cuando, con el 11-S y el miedo al terrorismo islámico, el cambio de alianzas estratégicas del presidente español lleva un acercamiento más que notable a EE.UU., y la toma de posición en un conflicto como el palestino-israelí, que nunca había sido “trinchera ideológica” en el panorama político-mediático nacional.

De esta manera llegamos a la situación actual, en la que periódicos como Público titulan “Israel pisotea Gaza”, o como La Razón, que optan por titulares como “Israel entra en Gaza para acabar con el terrorismo de Hamas”; o ABC opta por dar relevancia a articulistas con opiniones muy escoradas con el conflicto (como las que ya comenté un domingo). Y tras ello, se comienzan a abrir debates semánticos en el lenguaje periodístico español: utilizar “muro” o “valla” para designar a la muralla de separación que Israel ha colocado en los territorios palestinos; o emplear Tel-Aviv como capital de Israel (que lo es, aunque sólo sea en su vertiente administrativa). Esta, precisamente, era una de las reivindicaciones del diplomático israelí.

Conviene tener en cuenta estos datos a la hora de ejercer un juicio, y entender los motivos hostóricos que los sustentan. En cierto modo, conocer el periodismo de ayer puede ayudarnos a comprender el de hoy, y a mejorar el de mañana.

 

Hasta la vista, ciberespacio.

Artículo también publicado en SOITU.es

martes, 14 de abril de 2009

DixiRed se mueve: lainformacion.com… y nuevos blogs

Comenzamos a verle por fin las orejas al lobo del “Proyecto i”, que desde el 22 de diciembre con “La filosofía del triángulo” nos venía haciendo la boca agua con nuevas ideas en esto del periodismo en la Red. Actualmente, y desde el 8 de abril, está en marcha una versión “beta” de lainformacion.com, accesible, de momento, a las personas que estaban en la lista de correo del “Proyecto i”. Como ya han lanzado pantallazos desde Periodismo 2015, Sin futuro y sin un duro, RosaJC, Periodismo al pil-pil y otros muchos sitios, me permito lanzar los míos.

Una visión de la portada (pantalla tomada el martes a las 18:41):

lainformacion2

Recordemos que la primera fase del proyecto (que según nos afirma la propia página, está al 10% de su desarrollo) todavía sólo está basada en uno de los tres vértices del triángulo del proyecto: el de las máquinas. El primer desarrollo se basa en el uso del algoritmo de agregación de fuentes que han desarollado en DixiRed, llamado InfoRank, y es por esto que todas las noticias que tiene la página son de fuentes externas.

En cuanto a la cabecera:

cabeceraUn guiño para los fans de Twitter es la “barra de estado” que aparece al lado del logotipo de la página. En ella nos van alertando de las distintas noticias de última hora a las que la redacción pone mayor interés, o nos hacen pequeños guiños, como este ¿Tú también te has quedado sin abono para el FIB?.

Como de los robots se trata (al menos, de momento), dejo un pantallazo más, de una de las cosas que verdaderamente distinguen, de momento, a lainformacion.com:

100000portadas100.000 temas”, el verdadero mérito de agregación viene en esta sección, que tiene la impresionante ambición de procurarnos portadas personalizadas por temas muy específicos, y procurarnos alertas de esos temas (al estilo de Google Noticias). A partir de estas portadas vamos a poder evaluar efectivamente el verdadero rendimiento del primer vértice del proyecto.

Escojamos un tema al azar, para ver las portadas temáticas. Por ejemplo, para no coger uno facilón: “Cosmología”

cosmologia

Un vistazo rápido por el primer 10% de lainformación.com. De momento, poco se puede decir en cuanto a periodismo como tal, aunque sí que es cierto que el diseño, tan blanco de momento, no parece excesivamente estimulante.

Surgen los primeros blogs asociados a lainformacion.com

Todavía no han trabajado mucho en este tema, y de hecho no están integrados en la página principal, pero por chivatazos, y por la propia “barra de estado” de lainformacion.com, han salido a la luz pública tres blogs asociados a la página: Cifras Ocultas, Telediaria, y Proyecto “i” (este es el último en salir).

Bueno, de momento esto es todo por hoy… Seguiremos observando, todo lo que sea más periodismo ¡bienvenido sea!

 

Hasta la vista, ciberespacio.

lunes, 13 de abril de 2009

Defender la libertad de expresión, ¿a costa de qué?

La Asociación de la Prensa Libre de Dinamarca ha tomado una peculiar y nada polémica iniciativa para defender la libertad de expresión: sacar a la venta mil copias de la caricatura de Mahoma con una bomba en el turbante. La caricatura, que apareció el pasado Detalle-de-la-decoracion-del-Mihrab-en-la-Mezquita-de-Cordoba_823930 de diciembre de 2005 en el periódico danés Jyllands-Posten, tuvo gran percusión, y dió lugar a grandes protestas; e incluso a amenazas contra el autor de la ilustración, el dibujante Kurt Westergaard. Las caricaturas podrán adquirirse por 250 dólares, impresas en un papel especial.

El presidente de la Asociación defendió esta medida en el diario Information (en danés): "La caricatura subraya que cada día hay atentados cuyos ejecutores justifican sus actos bárbaros argumentando algo que Mahoma dijo o hizo. Es un hecho, así que no hay nada malo en que alguien lo destaque".

El momento para esta campaña puede no ser el más indicado geopolíticamente, teniendo en cuenta la reciente reticencia por parte de Turquía a que el ex-primer ministro danés Anders Fogh Rasmussen fuera nombrado secretario general de la OTAN. De hecho, el mismo Rasmussen había hecho declaraciones sobre apaciguar las relaciones con el mundo islámico en el reciente Foro de la Alianza de Civilizaciones.

“Honorables conciudadanos del mundo musulmán”

Los periodistas daneses recuerdan perfectamente el revuelo mediático que provocaron las caricaturas (y de hecho, en el periódico Jyllands-Posten, buscando la palabra “mahoma”, se pueden encontrar varios artículos explicativos en castellano).

El mismo periódico que publicó las caricaturas dentro de un ciclo de 12 interpretaciones de la imagen de Mahoma por parte de sendos dibujantes, reconoció en un artículo posterior, dirigido a los “Honorables conciudadanos del mundo musulmán”, que la ofensa había sido cierta.

Los 12 dibujos eran en nuestra opinión sobrios, y no han sido concebidos para ofender a nadie. No violaban la legislación danesa, pero indudablemente han ofendido a muchos musulmanes, y por ello pedimos disculpas…

En una entrevista con el dibujante, éste atribuía a su dibujo una intención de atacar una cierta parte del mundo musulman, aquél que se indentifica con lo que denominamos en Occidente “islamismo radical”:

"El dibujo no se refiere al islam en sí, sino sólo a la fracción que aparentemente es capaz de inspirar la violencia, el terrorismo, la muerte y la destrucción. Y, por consiguiente, a la fracción fundamentalista del islam. Mi intención era demostrar que los terroristas obtienen su munición espiritual del islam."

AUM20801 Ambas fotos son detalles de la Mezquita de Córdoba. Y ambas muestran decoración con suras, que son fragmentos coránicos. Ninguna mezquita está decorada con retratos de Mahoma.

Sin embargo, el diario reconoció con posterioridad un dato que no se tuvo suficientemente en cuenta: el hecho de que para muchas tradiciones del islam, representar gráficamente al profeta Mahoma es una falta muy grave. En otro artículo, el diario explica el porqué de la inserción de las caricaturas.

Tanto en Dinamarca como en el extranjero se habían dado varios casos de creciente autocensura entre escritores y artistas por miedo a ofender a musulmanes influyentes.

El escritor danés Kaare Bluitken había escrito un libro sobre el profeta Mahoma y tenía dificultades para encontrar dibujantes que ilustraran la obra, ya que según algunas interpretaciones del islam, se considera impropio e incluso prohibido retratar al profeta. Finalmente, un dibujante accedió a ilustrar el libro bajo la condición explícita de mantenerse en el anonimato.

Por último, en una entrevista con el editor que tomó la decisión de publicar la caricatura, se insinúa un cierto reconocimiento del error.

Pero, ¿lo harán otra vez?

"Ya he dicho que por ahora no, pero, por supuesto, no puedo descartar que, si vuelve a darse una situación en la que parezca relevante hacerlo, lo volvamos a hacer."

(…)

¿Consideraría la posibilidad de que el periódico puede acostumbrar, en pequeñas dosis, a los musulmanes a la sátira? ¿Se podría publicar la caricatura con la bomba dentro de 20 años?

"Tengo mis dudas. De cierta forma, también puedo entender la indignación. No nos gustaría ver una caricatura de Jesús en situaciones muy comprometedoras. No creo que la caricatura de la bomba fuera muy comprometedora. Los terroristas se remiten a Mahoma, y, desde mi punto de vista, la caricatura no era más que una representación del propio abuso de los fundamentalistas de la imagen de Mahoma."

Si no va a publicar este tipo de caricaturas otra vez, ¿significa que ha aprendido algo de todo esto?

"Podría decirse así, al fin y al cabo no es malo decirlo. Hemos hecho lo mismo en muchas otras situaciones con los cristianos. He aprendido de mis conversaciones con musulmanes que su relación con Mahoma es similar a una relación de amor. Es una especie de relación que los cristianos de a pie no nos podemos imaginar."

¿Vale todo a la hora de defender la libertad de expresión?

Una pregunta para fomentar el debate: ¿está por delante el derecho a la jocosidad, la capacidad de hacer sátira –tan propia del pueblo danés, según el dibujante- que el derecho al respeto de las creencias íntimas de una persona –léase religión-?

Y otra más, ¿quién ha dado a Occidente el poder para decidir qué es respetuoso y qué no en la cultura islámica? Creo que ha quedado demostrado que ninguno de los componentes del medio danés era un gran conocedor de la cultura islámica. Puede que, en ocasiones el conocimiento sea una de las claves para el verdadero respeto, la verdadera comprensión, y después, el humor verdadero y la sátira realmente útil.

 

 

Hasta la vista, ciberespacio.

Artículo publicado en SOITU.es
FUENTE: Infoperiodistas

domingo, 5 de abril de 2009

Por qué nos reímos al ver “Gran Torino”, y por qué terminamos llorando

Ayer tuve la oportunidad de ver la última película de Clint Eastwood, “Gran Torino” (ficha en IMDB), una película que algunos denominan como testamento del célebre actor y director. 

15La película se basa en una radiografía de antiguo barrio residencial de cualquier ciudad de la América profunda, una de aquellas calles con las fachadas blanqueadas y pasillos traseros por los que se saca la basura. Pero este barrio ya no es un remanso de paz y tranquilidad sólo perturbado por las andanzas de cualquier aspirante a Daniel El Travieso, sino que ha perdido su predominante acento norteamericano para convertirse en una amalgama de culturas distintas (vietnamitas, mejicanos, irlandeses, italianos).

Walt Kowalsky (Clint Eastwood), un ex-combatiente de la guerra de Corea, a raíz de la muerte de su mujer, comienza a encontrarse definitivamente sólo ante culturas que no comprende, y dado de lado por unos hijos que nunca pensaron más allá de su propia felicidad. De esta manera, durante la primera hora de película Eastwood nos regala un incesante muestrario de gruñidos e insultos, ante los cuales el público del cine ríe a carcajada limpia.

¿Por qué nos reímos cada vez que el protagonista hace mención a “los rollito de primavera”, o “los cara de pomelo”? Posiblemente, porque nos vemos detrás del personaje de este tipo chapado a la antigua, que no comprende lo que vienen a hacer estos “extraños” a su barrio. Porque no se adecúan a su estándar del buen vecino; porque todavía no es capaz de distinguir la paja del grano, y los reduce todos a “vietnamitas”. Nos reímos, porque somos un poco como él, o porque deseamos no reconocer que nos parecemos más a él de lo que nos gustaría.

taquilla-usa-clint-eastwood-logra-el-mejor-estreno-de-su-carrera-con-gran-torino Escena de la película (Foto: Notas de Cine)

De manera más o menos fortuita, la película nos va adentrando en la mente de este tipo hosco, maleducado y gruñón; nos invita a conocerlo y observar desde su porche. En cierto modo, como se apuntaba en la entrevista que concedió para el Magazine de El Mundo, es un personaje que busca la redención.

En cierto modo, la película encierra más de un drama en sí; no tan sólo el drama de la convivencia y el choque, sino la formación del carácter, la experiencia del aprendizaje (tan habitual, por otra parte); y sobre todo, la idea de una sociedad alejada de sus mayores. Como declaraba el director en la entrevista ya citada al Magazine de El Mundo:

P. Su película habla de la crisis entre la vieja generación (usted interpreta a un veterano de Corea de origen polaco) y la nueva sociedad multicultural (el conflicto nace con la comunidad vietnamita recién llegada a Detroit). ¿Es ésta la crisis con la que se enfrenta Obama?
R. Sí, pero la crisis está ya dentro de la sociedad. Vivimos en una sociedad que no sabe cuidar de sus mayores. Ni las familias ni el propio sistema de sanidad. Quizá es el momento de aprender de los que llegan ahora a EEUU, como los vietnamitas de la película. Ellos sí saben qué hacer con sus ancianos, por ejemplo. Aprendamos de ellos.

No desvelaré más sobre esto. Simplemente me remito a la secuencia del cumpleaños de Walt. En ella se explica bastante esta idea.

En definitiva, y para no aburrir mucho más, una película muy buena. Para las últimas cosas que he visto en cine, de lo mejor, aunque no tengo la experiencia cinematográfica para asegurar que pueda ser la mejor de la filmoteca Eastwood. Lo que sí que es cierto es que ha tenido un gran comportamiento en taquilla, ante la amenaza de “Los abrazos rotos” de Almodovar.

Merece la pena acercarse al cine para observar los gruñidos del bueno de Walt. Si tenéis tiempo, no lo dudéis.

 

Hasta la vista, ciberespacio.