domingo, 19 de abril de 2009

El conflicto palestino-israelí en los medios españoles

¿Hay suficiente imparcialidad en la cobertura que los medios españoles hacen del conflicto en Oriente Medio? Es un debate bastante interesante y que ha pasado de ser comentado en círculos profesionales a saltar a la palestra de la actualidad con la carta del embajador israelí en España, Rafael Schutz y la contestación de la defensora del lector del diario, Milagros Pérez-Oliva.

Para reflexionar sobre el posicionamiento y la ideologización del conflicto palestino-israelí en los medios españoles, la asociación ANUDI (Asociación para las Naciones Unidas y el Derecho Internacional), organizó en la Universidad Carlos III una ponencia con Eduardo Álvarez, articulista de Opinión de El Mundo y miembro de su Consejo de Redacción.

El articulista de El Mundo se declaró un apasionado seguidor de la política internacional y lamentó la falta de cobertura y de interés general que provocan estos temas. Esto provoca que cada día encontremos menos información internacional en los medios (en especial en los audiovisuales), y que el alto coste de los corresponsales y enviados especiales nos lleven a una información de agencias en el ámbito internacional.

¿Por qué  es tan importante el conflicto palestino-israelí para los medios españoles? De entrada, la importancia geoestratégica de la zona (en la que se juega el Mediterráneo, las relaciones Oriente-Occidente, la importancia histórica y económica del pueblo judío), pero también es relevante reconocer que la localización de los corresponsales es fundamental en la política informativa. Casi todos los medios importantes –los que se lo pueden permitir- tienen uno o varios corresponsales en Oriente Medio. ¿Por qué no se informa sobre Sudán, o sobre Chechenia? Porque no hay corresponsales allí. Por ello parece que son temas que quedan ocultos por un tiempo, ya que no llegan a configurar una rutina informativa propia en los medios españoles.

En su intervención, Álvarez apuntó –y una pequeña encuesta a mano alzada entre los presentes constató el dato- que la percepción más extendida entre la ciudadanía es que los medios españoles usan un enfoque inclinado hacia la causa palestina más que hacia el Estado de Israel. Es por ello que Israel es uno de los países con peor valoración en la sociedad española, pero esta mala valoración, según Álvarez tiene varias raíces históricas.

Los medios facilitan ideas “simples” sobre el conflicto, destinadas a facilitar la comprensión, pero que en cierto modo ocultan las muchas aristas del enfrentamiento, y de la lógica interna de los países. Esto provoca que las crónicas y los artículos periodísticos puedan llevar a conclusiones maniqueas. En cierto modo, y según Eduardo Álvarez, los medios no han sido capaces de trasmitir la riqueza de situaciones y de puntos de vista que se producen en un país como Israel; ni han sido capaces de avanzar más allá del cliché de la realidad árabe.

España históricamente ha tenido una orientación política hacia el Mediterráneo y hacia los países árabes. El franquismo ya proclamaba aquello de “nuestros amigos los árabes”, y la izquierda política en el exilio tenía una postura proisraelí, pues reconocía en el pueblo judío el ejemplo de una población restituida. Del mismo modo, los nacionalistas vascos y catalanes, también entendían al israelí como un pueblo que había conseguido su objetivo de independencia.

Esta posición proisraelí de la izquierda política española va a comenzar a modificarse a partir de la Guerra de los Seis Días, y con la Guerra de Yom Kippur, cuando Israel comienza a ser visto como un Estado expansionista. Pero el verdadero momento de inflexión en la cobertura de los medios españoles se produce a partir de la segunda legislatura de José Mª Aznar. Es entonces cuando, con el 11-S y el miedo al terrorismo islámico, el cambio de alianzas estratégicas del presidente español lleva un acercamiento más que notable a EE.UU., y la toma de posición en un conflicto como el palestino-israelí, que nunca había sido “trinchera ideológica” en el panorama político-mediático nacional.

De esta manera llegamos a la situación actual, en la que periódicos como Público titulan “Israel pisotea Gaza”, o como La Razón, que optan por titulares como “Israel entra en Gaza para acabar con el terrorismo de Hamas”; o ABC opta por dar relevancia a articulistas con opiniones muy escoradas con el conflicto (como las que ya comenté un domingo). Y tras ello, se comienzan a abrir debates semánticos en el lenguaje periodístico español: utilizar “muro” o “valla” para designar a la muralla de separación que Israel ha colocado en los territorios palestinos; o emplear Tel-Aviv como capital de Israel (que lo es, aunque sólo sea en su vertiente administrativa). Esta, precisamente, era una de las reivindicaciones del diplomático israelí.

Conviene tener en cuenta estos datos a la hora de ejercer un juicio, y entender los motivos hostóricos que los sustentan. En cierto modo, conocer el periodismo de ayer puede ayudarnos a comprender el de hoy, y a mejorar el de mañana.

 

Hasta la vista, ciberespacio.

Artículo también publicado en SOITU.es

2 comentarios:

lyd dijo...

Como este tema del conflicto palestino-israeli esta de moda y me considero sumamente inculta en el terreno de la historia investigue un poco en las diversas fuentes que internet ofrece.

Resumiendo, casi la totalidad de judios tuvo que abandonar israel cuando los romanos la destruyeron ("La Diaspora").

Mas tarde, a partir del siglo XIII los judios comenzaron a volver y su presencia comenzo a incrementar en Jerusalen.

La presencia de judios estuvo constantemente aumentando y se agudizo a finales del siglo XIX debido a las persecuciones que estos sufrian en Europa.

Tras la primera guerra mundial tuvo lugar el mandato britanico de Palestina. La Sociedad de Naciones encomendo una administracion territorial al Reino Unido en Palestina. El Reino unido tenia entre sus responsabilidades y obligaciones asegurar el establecimiento de un hogar nacional judio.

Con el antisemitismo creciente en Europa la inmigracion judia a Palestina se incremento exponencialmente. Y los problemas tambien crecieron dentro de Palestina. Hubo problemas con las tierras. Por ejemplo, tan solo los judios podian trabajar las tierras. Pero por otro lado todos los arboles eran propiedad de los arabes. Por lo tanto los judios que compraron tierras no cayeron en que los arboles de esas tierras no eran parte de la compra. Comenzaron a aflorar un sinfin de conflictos de ese estilo incrementandose las tensiones hasta el punto que en el 1947 se establecion el plan de particion de Naciones Unidas.

Ese plan, establecio como solucion la creacion de dos Estados independientes en la region: uno arabe y otro judio, dejando a Jerusalen bajo administracion internacional.
Aunque claro, ninguno de los 2 bandos estuvo del todo contento con esta imposicion.

Una vez que Israel fue proclamado en el territorio otorgado por las Naciones Unidas, abolieron las leyes antiinmigratorias de judios que habian dejado los britanicos. Al dia siguiente los cinco paises arabes vecinos (La Liga Arabe) declararon la guerra a Israel.

Posteriormente tuvieron lugar la Guerra de los Seis Dias en el 1967, la Guerra del Libano 1982, y los conflictos han seguido hasta hoy en dia.

En mi humilde opinion (y por favor corregirme si me equivoco), creo que ambos pueblos han sufrido bastante. Si bien, si no he leido mal los ataques militares normalmente eran empezados por los arabes y posteriormente continuados por ataques de ambos bandos... pero los judios tambien hicieron de las suyas perjudicando a los arabes: por ejemplo cuando en el 1953 Israel empezo a desviar las aguas del rio Jordan, siendo la zona bastante arida. O cuando Israel en ningun momento se resigno a aceptar que Jerusalen en 1947 no se incluyera en la region israeli y que estuviera bajo la administracion internacional.

Creo que a partir 1922 durante el mandato britanico de Palestina, se forzo demasiado que los judios recuperaran su antiguo territorio. Aunque sinceramente no se me ocurre ninguna alternativa que hubiera evitado esta problematica, ya que el pueblo judio siempre ha sido bastante acosado alla donde iba...

MiguelÁngelMoreno dijo...

Buenas!! Tienes mucha razón en lo que dices, en mi opinión uno de los puntos clave reside en el último párrafo de tu comentario: el mandato británico en Palestina. Con la "Declaración Balfour", Gran Bretaña reconoce al movimiento sionista el derecho a un territorio en la zona de Palestina, lo cual supone un problema en una zona ya habitada. Y es un problema aún mayor, cuando los mismos británicos habían estimulado la formación de estados árabes en zonas más bien pobladas por pueblos con mayor conciencia comunitaria que nacional. ¿A dónde quiero llegar? A que, como en varias ocasiones, somos los occidentales los que creamos un nacionalismo (el palestino, el jordano, el iraquí, etc.) que no existía previamente, como ocurrió en la mayor parte del continente africano.

En cuanto a los conflictos militares, en mayor parte fueron iniciados por los árabes (que, de hecho, buscaban momentos de debilidad en Israel, como la fiesta de Yom Kippur de 1973). Pero hay que entender también que Israel tenía métodos mucho más sibilinos para colonizar: los "kibbutz", las granjas comunitarias israelíes, que enviaban colonos fuera de su territorio a asentarse, y luego requerían el reconocimiento de esa tierra como suya por un argumento político que se denomina "de hechos consumados"

Por otra parte, Israel, pese a ser una democracia perfectamente integrada en el sistema internacional de estados, se ha comportado de una manera bastante provocadora, y ha hecho oidos sordos en numerosas ocasiones a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Escribí algo sobre eso aquí: http://lapalabraeslacasadelser.blogspot.com/2009/01/la-onu-parece-dispuesta-hacer-algo.html

Bueno, dejo de dar la tabarra. Gracias por comentar!!!