miércoles, 29 de septiembre de 2010

Medios de comunicación ante la huelga

La convocatoria de huelga para este miércoles 29 de septiembre deja un panorama desigual en los medios de comunicación españoles. Entre aquellos cuyos trabajadores secundan la huelga, y los que rechazan el paro pero su distribución es suspendida por los piquetes

En la prensa escrita, todos los diarios de tirada nacional han preparado su edición para este 29 de septiembre, aunque limitados por el diverso seguimiento que los redactores hicieron el pasado martes (recordamos que los paros en prensa escrita se suelen hacer el día anterior). En El País, el seguimiento fue de un 36% de la plantilla, sacando una edición de 32 páginas, que está disponible en PDF en elpais.com. El Mundo, por su parte, presenta una edición de 40 páginas, que ha podido salir a las calles como refleja en un artículo, aunque no ofrece una edición electrónica en su web. El diario ABC ofrece una edición de 48 páginas, con un seguimiento ‘minuto a minuto’ de la huelga, por medio de CoverItLive, parecido al ‘Eskup’ de elpais.com.

Por su parte, el diario Público ha tenido un seguimiento a la huelga de un 50% de su plantilla, por lo que saca una edición de 24 páginas que también está disponible en PDF, con apoyo claro a la huelga en su portada. Además su edición web, publico.es, no se actualizará en todo el día por huelga de sus redactores. La Razón sale justo por la óptica contraria, titulando ‘No a la huelga, sí al derecho a trabajar’, con 32 páginas en una edición también reducida.

publico.750larazon.750

En el caso del derechista La Gaceta, su edición, que incluía en portada un editorial titulado ‘La huelga feroz’, no ha salido a la calle por la oposición que los piquetes ha hecho en las imprentas.

En las emisoras de radio, la Cadena SER abrió su informativo matinal con total normalidad, aunque tras la llamada de una oyente que acusaba a la emisora de no apoyar el paro general, Carles Francino ha aclarado que están manteniendo unos servicios mínimos del 55 por ciento. Por su parte, la Cadena COPE continúa también con su programación habitual, editorializando en su web sobre el ‘pinchazo de los sindicatos’. Normalidad también en Onda Cero, que incluye en su página web varias opiniones sobre la huelga de sus locutores y colaboradores estrella (Carlos Herrera: ‘La huelga no cambiará la reforma laboral’).

En las televisiones, se apunta a que los telediarios acortarán su duración, pero la normalidad parece ser la tónica en los principales canales privados estatales (con un 12% de servicios mínimos en previsión). Televisión Española (15% de servicios mínimos previstos) programa películas en La 1, entre ellas "¡Cómo está el servicio!", y también incluye reposiciones de programas. La Sexta ha anunciado que programará ‘refritos’ de sus programas-bandera: Sé lo que hicisteis, El Intermedio y Buenafuente.

Por su parte, la pública madrileña, Telemadrid, congela totalmente su emisión con un mensaje: “La huelga general, convocada por los sindicatos contra la reforma laboral del Gobierno de la Nación, impide la emisión de Telemadrid”.  Canal Sur tampoco emite, y la valenciana TV3 dará la ‘Champions’ sin voz.

DSCN4496

Desde el exterior, la BBC británica vincula la huelga general española con movimientos de protesta en Bruselas contra las medidas de austeridad promovidas por las autoridades europeas. Para la televisión pública británica, nuevos paros podrían producirse en Grecia, Polonia, Italia, Letonia, Irlanda y Serbia.

 

Por lo que a un servidor respecta, mis posición de becario me impide hacer huelga. Legalmente, no contabilizo como un trabajador, muy a mi pesar.

 

Hasta la vista, ciberespacio en huelga.

martes, 28 de septiembre de 2010

VII Café&Periodismo: Los retos del periodismo

La VII edición de Café&Periodismo decidió dejar a un lado la tecnología y los modelos de negocio para intentar hablar sobre los retos de futuro para la profesión. José Luis Orihuela, Virginia P. Alonso y Mario Tascón fueron los encargados de iniciar una conversación que pasaría de las fuentes y la calidad a la precariedad profesional y la formación universitaria

Cafe&Periodismo estrenaba nueva ubicación en el espacio cedido por Utopic_Us, un bajo de un edificio muy cercano a la Plaza Mayor, sede de la oficina de este colectivo, en la que también celebran encuentros de diversos tipos con todo aquél que necesite utilizar el espacio. Un espacio que tenía mucho más de casa que de oficina, de reunión familiar que de congreso periodístico.

Resultaba complicado sacar la libreta “analógica”, en un espacio con tantos iPhones por metro cuadrado, con tantos clientes de Twitter lanzando titulares sobre las declaraciones de los ponentes, atendiendo a los resaltados por los cypdemás… En una comunicación en dos canales –virtual y real— que permitía que el encuentro se hiciera asequible y cercano tanto para los asistentes como para los que lo seguían por Twitter y LiveStream (aunque luego las preguntas por Twitter no fueran demasiado numerosas, salvando a los internautas peruanos).

José Luis Orihuela trató en su intervención de superar los modelos de negocio y regresar a los fundamentos del periodismo (el back to basics, que defendió en repetidas ocasiones), intentando paliar el impulso habitual de “matar cosas” cuando hablamos de Comunicación (la radio “mata” a los periódicos, la televisión a la radio, Internet a ambas, y las Redes Sociales a todo lo anterior…). Para el profesor de origen argentino, la Comunicación se mueve en una lógica acumulativa, en la que la tendencia es que la información esté cada vez más separada de su soporte. Una información –periodística— que siempre debe tener la vocación de dibujar lo que ocurre en la sociedad, controlando los excesos del poder.

Mario Tascón: “Yo no me fiaría de un tío que no estuviera conectado a algo”

Virginia P. Alonso realizó una intervención plena de franqueza, trasladando un debate desenfocado por la guerra entre formatos, en la que el periodista tiene que darse cuenta que su ecosistema es la Red y su patrón es el lector, no la fuente. Para la directora de 20minutos.es “ser periodista es una actitud, un estado de alerta por lo que pasa a nuestro alrededor”. La empresa periodística, por lo tanto, debe recordar que el eje es, lisa y llanamente, la información.

Mario Tascón trató de apuntar hacia el futuro, hacia un cambio del modelo periodístico de la soberbia “como la avaricia ha acabado con la música”. Los inmovilistas se quedaron, para el editor de lainformacion.com, en la forma del producto, e incluso los medios digitales de hoy corren el riesgo de la uniformización de sus contenidos. La profesión periodística debe dejar de ser tecnofóbica y abrirse al entretenimiento, al relato de ficción, del que no se encuentra tan alejada.

José Luis Orihuela: “Lo que mejor funciona para innovar es trabajar con gente joven”

El coloquio se inició por uno de las preocupaciones inherentes del oficio: la gestión de las fuentes. ¿Son los blogs una fuente que puede utilizarse periodísticamente? @angelcalleja atacó por ese punto y el de la actualización de contenidos en 20minutos.es y lainformacion.com. Orihuela no dudó en afirmar a los blogs como fuentes, de la misma forma que lo son las publicaciones escritas: “la calidad de un contenido no depende de la plataforma”, mientras que Tascón y Alonso aclararon el uso de agencias, automatizadas en algunos canales de 20minutos.es y totalmente en el caso de lainformacion.com

La agenda, la ideología, la defensa del lector… El coloquio tocó el tan manido “peso de la agenda”, que para Orihuela hoy en día tener su correlato online “el peso de un periodista es el de su red social”. La ideología, para el profesor de la UNAV, se diluye mientras el peso de la marca personal del periodista aumenta; para lo cual el profesional debe construir su marca. En cuanto a la defensa del lector digital, para Mario Tascón es algo que no requiere de una figura, ya que el lector se defiende a sí mismo.

Virginia P. Alonso: “Se echa en falta iniciativa”

La innovación en los medios, la movilización política en la prensa online supusieron dos temas que arrancaron titulares: si para Mario Tascón la clave de la innovación es, en muchos casos, “la angustia”, Orihuela destacaba el trabajo con la gente joven. Por otra parte, la falta de movilización social desde el periodismo online llegó con una de las preguntas más duras y certeras de la tarde: “más plataformas, pero menos libertad de opinión”, un hecho que se reconoció no exclusivo del medio digital, pero que en la Red es más notorio porque, tal y como declaraba José Luis Orihuela “en la Red todo es comunicación pública”, por lo que es más habitual que cada uno construya su personaje..

Y, por supuesto, la precariedad. El fantasma que acosa al periodismo, y a muchos oficios, pero que en esta profesión se refleja en un porcentaje de becarios en cada medio tan elevado como las futuras carreras periodísticas que se frustran por falta de un futuro laboral más allá de las prácticas. Una precariedad en un oficio que no deja de tener profesionales con sueldos altos, como se denunciaba en una de las preguntas: “vivamos peor, pero todos”. Una precariedad que también apunta a la Universidad, en la que el alumno tiene que tratar de gestionar su aprendizaje de una manera autónoma, contando con la tecnología, y buscando construir su imagen desde el principio. Todo ello, dentro de una institución universitaria muy resistente a la innovación tecnológica.

Pero, sobre todo…la sensación de estar en la etapa más colaborativa del oficio, la crisis en la que el entendimiento de los profesionales se celebra en eventos alejados de todo corporativismo oficial, pero llenos de comprensión de problemas comunes. Quizás ésta sea una de las circunstancias que implican la necesidad de reuniones como Café&Periodismo: la de que el periodista pueda cuestionarse a sí mismo y repensarse, en un entorno en que el usuario sigue requiriéndole respuestas a los problemas de una información crecientemente desorganizada.

ACTUALIZACIÓN (29-09-2010, 12.14 horas): José Luis Orihuela explica el concepto "Back to basics" en su blog en ABC

Y esto es todo desde mi primera asistencia a Café & Periodismo. No será la última.

Hasta la vista, ciberespacio.