miércoles, 28 de marzo de 2012

#Liberenaloslibros

Este curioso 'hashtag' o palabra clave utilizada por los usuarios argentinos de la red social Twitter se ha convertido en tendencia durante el inicio de la semana tras la decisión por parte del gobierno de limitar -o casi imposibilitar- la importación de libros extranjeros en Argentina dentro de una política proteccionista que busca evitar la depreciación del peso y la inflación en el país sudamericano.

La medida, de la que se hacían eco algunos medios a finales de la semana pasada -también en España, por ejemplo en El País, con su innegable vínculo empresarial con Santillana, una de las principales editoras españolas que también opera en Argentina- tendría como excusa el contenido de plomo de las tintas con las que se imprimen estos libros, superior -en teoría- al admitido por la legislación argentina, en un requiebro legal con el resultado de una gran cantidad de libros retenidos en la aduana que ya se había producido con anterioridad en septiembre de 2010, según este periódico.

Librería del barrio porteño de Palermo (Foto: Miguel Ángel Moreno)

lunes, 26 de marzo de 2012

"Memoria, verdad y justicia"

Argentina celebró el pasado sábado 24 su 'Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia', una jornada en la que se recuerda el golpe militar que en 1976 sumió al país en una dictadura en la que, hasta 1983, las 'desapariciones', las cárceles clandestinas y la violación de derechos fueron la moneda corriente en el llamado por los golpistas 'Proceso de Reorganización Nacional'. 

Durante esta jornada, el país hace un ejercicio de recuerdo con tres palabras: memoria, verdad y justicia, enumeradas en los actos políticos con cierta profusión, pero también presentes en lugares para el recuerdo como el Parque de la Memoria de Buenos Aires, un lugar relativamente reciente -inaugurado en 2007- en el que se puede reflexionar acerca de lo que ocurrió durante la dictadura en Argentina por medio de monumentos y expresiones artísticas.

Flores sobre los muros en los que están inscritas las víctimas (Foto: Miguel Ángel Moreno)