lunes, 27 de agosto de 2012

Cataratas del Iguazú

Frontera natural entre Brasil, Argentina y Paraguay, las cataratas del río Iguazú ('agua grande' en la lengua de los pueblos guaraníes de la zona) son una de las maravillas del mundo natural, por reciente designación y por belleza y extensión las mayores del mundo, si bien el mayor salto de agua son las cataratas Victoria, entre Zambia y Zimbabue. Tras recorrerlas por su lado argentino y brasileño, ahí van algunas imágenes y otras impresiones.

PanorámicaGargantadelDiablo

           
Llegar a Iguazú desde Argentina y/o Brasil es relativamente sencillo, ya que junto al Parque Natural de cada país se encuentra una ciudad, Puerto Iguazú en el lado argentino (poblada por unos 80.000 habitantes que presumen de su tranquilidad ante los viajeros), y Foz do Iguaçu en el brasileño (con 400.000 personas viviendo en ella, lo que la hace algo menos manejable pero más variada en el ámbito de hoteles), mientras que por el paraguayo está la localidad de Ciudad del Este.

Iguazú_157


















Las Cataratas de Iguazú están rodeadas por una selva subtropical que está protegida en su mayoría por los parques nacionales decretados por los gobiernos brasileño y argentino a finales de los años treinta del siglo XX, y declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en los años ochenta. La consideración de 'Nueva Maravilla del Mundo Natural' es muy reciente, de apenas este año debido a una fundación que recogió votos por Internet.

El grado de protección es tal, que la zona visitable apenas alcanza el 1 por ciento de cada uno de los parques y corresponde, claro está, a los saltos del agua del río Iguazú en su requiebro entre ambos países, antes de unirse al Paraná, que viene de la presa de Itaipú -otro lugar visitable, la segunda mayor presa del mundo- y desemboca en el Río de la Plata.


PanorámicaGargantadelDiablo









Sin duda la mayor atracción del lado argentino de las cataratas en la impresionante vista de la Garganta del Diablo, el mayor salto de la formación que se encuentra en lado argentino -como el 80% de los saltos más importantes, quedando solo el 20% en la parte territorialmente brasileña-. Para hacerle justicia era necesario este montaje panorámico de imágenes que podéis ver arriba.

Iguazú_318

Tanto por el lado argentino como por el brasileño, la forma de visita es a través de pasarelas valladas, por las que se puede acceder a muchos saltos desde arriba y desde abajo. Este es el caso del salto Bossetti, uno de los que se puede ver desde más cerca en el lado de Argentina.

Iguazú_391


Pasadas las pasarelas, en el lado argentino se puede contemplar la parte interior del delta del Iguazú, con la isla San Martín en el medio. En esta zona se puede tomar un barco que se mete en la caída del salto San Martín -sí, no fueron muy originales poniendo nombres-, el segundo más amplio de las cataratas, solo por detrás de la Garganta del Diablo. En la fotografía inferior se ve la isla a la izquierda, aunque no el salto, que está oculto tras de ella. En cualquier caso, la estampa es impresionante.

Iguazú_418


















Por el lado brasileño, justo al margen izquierdo del río Iguazú según se sube hacia Garganta del Diablo, las pasarelas permiten ver imágenes más generales de todos los saltos argentinos, fotografías más distantes y por lo tanto más abarcativas. Un ejemplo, ésta de aquí abajo del salto Rivadavia y del salto Tres Mosqueteros, en la parte inferior de la imagen.

Iguazú_034

En este lado, una de las mejores aproximaciones a saltos es la de las pasarelas que dejan justo en la caída del salto Floriano, uno de los cinco que están en la parte brasileña. Un lugar espléndido que asegura riesgo para el fotógrafo, entre la espada y la pared por la duda entre arriesgar la cámara al vapor constante o sacar una buena fotografía. Una combinación de velocidad y tener la funda muy a mano puede permitir hacer ambas.

Iguazú_069

Otro de los atractivos del lado brasileño es disfrutar de la vista opuesta: la del río Iguazú alejándose hacia el sur tras caer de las cataratas.

Iguazú_082

Las pasarelas y los caminos asfaltados que ocupan los pocos recorridos permitidos en ambos parques provocan que la visita sea fácil, pero a la vez demasiado 'urbanizada' para el excursionista que piensa en cierto espíritu aventurero. Sin embargo, esto permite llegar a las cataratas a cualquier tipo de persona, independientemente de su estado físico. Abajo, las pasarelas bajo el salto Floriano.

Iguazú_122

En un día soleado, la combinación del agua con el sol provoca efectos ópticos como el arco iris de forma continua. Un caramelo para hacer fotografías.

Iguazú_119

Las cataratas del Iguazú se pueden visitar fácilmente entre los dos lados en dos o tres días, si bien hay que tener mucho cuidado en distinguir las actividades incluidas dentro de la entrada al parque -que son, el paseo por los senderos, el cruce en el lado argentino a la isla San Martín (hay que ir pronto para cruzar) y las pasarelas-, de las que son pagadas -barcos que remontan el curso del río, visita en helicóptero, etc-. Estas últimas suelen suponer un desembolso de dinero grande, así que cuidado con ellas.

En cualquier caso, es una visita altísimamente recomendable e imprescindible cuando uno viene a la Argentina o a Brasil.

Las imágenes, todas originales, se pueden ver mejor en la galería de Flickr.






Hasta la vista, ciberespacio mojado y maravillado.







3 comentarios:

CANDIDO dijo...

MUY BONITO REPORTE DE LAS CATARATAS.UN ABRAZO.

Vero dijo...

Se ve alucinante ya por foto, no puedo imaginarme la sensacion que tendre´cuando pueda estar allí yo misma en persona.
QUería consultarles por recomendaciones de hoteles en Puerto Iguazu? especialmente respecto de zona en la que me conviene estar instalada?
gracias! saludos

MiguelÁngelMoreno dijo...

Hola! Pues no soy un experto en el tema hotelero, pero yo recomendaría quedarse a dormir en la parte argentina (Puerto Iguazú) más que en la brasileña (Foz do Iguaçu), ya que Puerto I. es un pueblo más manejable y con buena oferta de hoteles y hostales. Foz es una ciudad bastante más grande y para mí menos recomendable.

Un saludo!