martes, 2 de abril de 2013

Micropost: Uniformes y centros comerciales

Los móviles con cámara fotográfica nos han convertido en pocos años en documentalistas de lo cotidiano, en testigos con tendencia compulsiva a compartir lo que ocurre. La crisis nos ha llevado a ver metáforas de su paso en cada instante. Pero hay cosas que no cambian, como la falsa autoridad que parece se otorga al llevar un uniforme.

Es una historia bastante tonta, pero creo que resulta algo ilustrativa. Centro comercial de las afueras de Madrid, un martes por la mañana. Salgo de una entrevista de trabajo en un edificio cercano (por llamarlo de alguna forma, un conato de minijob con un departamento de Recursos Humanos excesivamente concienzudo en su labor), y aprovecho para dar una vuelta a algunas grandes superficies de la zona. Y me encuentro con esto:

Evidentemente, las fotos son con el móvil
¿Qué sensación os queda? La mía es clara. La crisis, la que revolotea por los informativos, los comentarios familiares, el ánimo de amigos y sustituye a la meteorología en los comentarios de ascensor. Un centro comercial fantasma, espejo del frenesí consumidor que pasa a ser ascetismo obligatorio.

Hasta ahí, nada fuera de lo normal. La escena se completaba con un guardia de seguridad revoloteando por la zona, probablemente aburridísimo en un centro comercial con tan solo dos tiendas abiertas de una veintena de locales. Parte de la postal, suponía.

Pero según paso, el guardia en cuestión se acerca. Que no se pueden hacer fotos. Esto es un lugar público, replico. Vaya usted a hablar con el gerente, me dice. No pienso hacerlo. Sigo con mi camino con sensación de que, cada vez más, cualquier persona que intente hacer una foto es considerado como alguien peligroso por determinadas fuerzas del 'orden' o de la seguridad. No entiendo por qué, pero bueno.


No es la primera vez que me toca tener discusiones de este tipo. En Buenos Aires tuve más de una con algunos empleados más que celosos con su supuesta protección de la privacidad, especialmente en el aeropuerto internacional Jorge Newbery ('aeroparque', le dicen los porteños). Una anécdota más, supongo.






Hasta la vista, ciberespacio breve.

No hay comentarios: