martes, 30 de julio de 2013

Más madre que madrastra

Todos convenimos que el Papa Francisco está dando de qué hablar. Las declaraciones conocidas ayer, producidas en una rueda de prensa de casi hora y media en el avión que llevaba a Francisco y a los periodistas a Roma desde Río de Janeiro, han sido la última muestra de algo que se estaba viendo durante meses: este Papa tiene un carácter distinto. Propone unas formas que parecen desconocidas en la iglesia-institución, algo que ya es muy apreciado por muchos.


Francisco con Dilma Rousseff a su llegada a Brasil para la JMJ (Foto: Blog de Planalto http://www.flickr.com/photos/blogplanalto/)
Francisco con Dilma Rousseff a su llegada a Brasil para la JMJ (Foto: Blog de Planalto)

No se trata de que Francisco haya dicho que no tiene motivos para juzgar a un homosexual, aunque con la apostilla de "siempre que tenga buena voluntad y busque a Dios". Al menos, no solo de eso. Se trata de que el Papa está mostrando que la cabeza de la Iglesia tiene otras cosas que decir además de, como algunos piensan, criticar y prohibir. Se trata de que está mostrando una Iglesia que es más Madre que madrastra a la hora de tratar a sus hijos, que busca ser "servidora" en lugar de "controladora". Que tiene más palabras de aliento que de condena.