viernes, 13 de septiembre de 2013

Mayoría silenciosa: manual de uso, en Mayhem Revista

Pongamos un caso fácil para empezar. Nuestro querido amigo X vive en Barcelona. Estudia en la Universidad Autónoma de Barcelona 3º de Estadística. Le han quedado algunas para septiembre, y se examina el viernes. Así que se pasa toda la santa mañana del miércoles, que es festivo, estudiando. Y también estaría la tarde, si no fuera porque al estúpido de su jefe en el Starbucks del Paseo de Gracia se le ha ocurrido la maravillosa idea de que vaya a trabajar hasta la noche. En día festivo. Sea Diada de Catalunya o no lo sea.

Richard Nixon, creador del concepto de "mayoría silenciosa" (Foto: Wikimedia)
Así que le toca servir cafés, frapuccinos y dar la contraseña del wifi a todos los turistas que pasan y también a los manifestantes que forman parte de la “Vía Catalana”, la cadena humana organizada por la Asamblea Nacional Catalana para reclamar la independencia de Cataluña. X no hubiera ido, o igual sí se hubiera pasado un rato después de estudiar para despejarse. Se considera moderadamente independentista, aunque tampoco le va la vida en ello. Pero gracias a su jefe acaba de tomar una postura involuntaria. X forma parte de la mayoría silenciosa.

X no lo sabe, pero la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría hoy ha hablado de él, ya que en un foro de discusión política ha mostrado su determinación a escuchar a las “mayorías silenciosas” de catalanes como él que no fueron a la manifestación independentista, a aquella gente que cuando el resto de población se manifiesta se queda en sus casas. Son la mayoría silenciosa, esa gente que “tienen derecho a que velemos por sus libertades y también por sus opiniones”, según la vicepresidenta del Gobierno.

Ese club para el que no hace falta carné


El Gobierno vela por las opiniones y las libertades de la mayoría silenciosa, ese club para el que no hace falta carné, ni voluntad de inscribirse, ni tan siquiera el conocimiento de estar inscrito. Pero que da la ventaja de saber que hay todo un equipo de personas, que además dirigen un país, y que velan por que estén representados los miembros de esta distinguida asociación.

Es, además, un club interclasista, independiente de tus opiniones políticas, sociales, económicas y hasta estéticas. Porque en la mayoría silenciosa no importa qué postura tomes respecto a un asunto, lo que importa es que no formes parte de la movilización a su favor o a su contra. Suelen formar parte de la mayoría silenciosa las personas con movilidad reducida, aquellos que trabajan mientras se produce la manifestación, los que odian las aglomeraciones, y los que simplemente les daba pereza manifestarse o no les apeteció ese día.

No hay comentarios: